Política

Sztulman: "No creo que haya avances para los esclarecimientos de los atentados a la Embajada y AMIA"

El diplomático mantuvo una charla exclusiva con ámbito.com a tan sólo tres meses de terminar su función en la Argentina.

Entre el lunes y martes últimos el embajador de Israel en la Argentina Ilán Sztulman visitó la ciudad misionera de Posadas. Allí fue recibido por el gobernador Hugo Passalacqua con quien analizó diversos temas que hacen no solo a la seguridad fronteriza sino a los lazos comerciales que se pueden abrir entre ese país de Medio Oriente y Misiones. El tema agrícola, la foresto industria y el turismo fueron los ejes del encuentro. “Misiones es una provincia con mucho potencial; muy bien administrada”; sostuvo el diplomático israelí. Luego se reunión con ministros. También hizo lo propio con el presidente de la confederación Económica de Misiones Alejandro Haene y otros empresarios.

En dichas jornadas mantuvo además reuniones con la rectora de la Universidad Nacional de Misiones Alicia Bohren; decanos y el consejo superior. “Tenemos muchos proyectos de intercambios educativos y tecnología israelí que llevamos adelante en la universidad”, dijo Bohren.

Luego tuvo sendos encuentros con el juez federal del norte de la provincia con competencia en Iguazú Miguel Guerrero y con el presidente del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia Froilán Zarza. “Nos preocupa mucho el narcotráfico que permite el financiamiento de grupos terroristas como el Hezbollah”, dijo el embajador IIán Szultmán. Su estadía la cerró con una charla sobre el conflicto en Medio Oriente en la Comunidad Israelita de Misiones.

El embajador estuvo acompañado del cónsul honorario del Nea Mauricio Yankelevich y el vicepresidente de la Comunidad Israelita de Misiones Jorge Lindheimer. La visita fue en respuesta a una invitación formulada por el gobernador Hugo Passalacqua en septiembre pasado a través del ministro de Gobierno Marcelo Pérez quien junto al intendente de la Municipalidad misionera de Eldorado se reunieron con el diplomático israelí en la sede de la embajada en Buenos aires.

AELOSMIN.jpg

A su término mantuvo una entrevista exclusiva con ámbito.com a tan sólo tres meses de terminar su función en la Argentina.

Periodista: ¿Qué conclusiones saca de su visita a Misiones?

Ilán Sztulman: Misiones es una provincia con mucho potencial, muy bien conducida por el gobernador Hugo Passalacqua. Es una provincia agrícola; forestoindustrial y turística. Israel tiene mucha tecnología para ofrecer. Ya tenemos cooperación entre Israel y la provincia de Misiones, desde hace tiempo.

P.: ¿Cuáles son los objetivos que se propone el embajador de Israel cuando visita una provincia?

I.S.: Yo represento al Estado de Israel en la República Argentina; por consiguiente, es mi deber conocer a las autoridades de los puntos diferentes. Misiones, en particular es una parte muy significante de la Argentina y, por supuesto debo establecer diferentes contactos

P.: Misiones es una provincia atípica. Tiene el 90% de su frontera con los países limítrofes: Brasil y Paraguay. Usted mantuvo extensas charlas, por separado con el juez Federal de la ciudad de Eldorado con competencia en Iguazú Miguel Guerrero y con el presidente del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia Froilán Zarza. ¿Qué puede comentar de esas charlas?

I.S.: Estamos preocupados porque el Hezbollah financia sus operaciones en el Líbano en particular y en el resto del mundo a través del tráfico de drogas y, por supuesto pasa por las fronteras. Misiones tiene una gran frontera con Paraguay y Brasil. Este tráfico de drogas nos preocupa mucho. Hoy estamos convencidos que los gobiernos federal y provincial están trabajando fuertemente en la seguridad. Nosotros tenemos mucha preocupación y queremos saber cómo se está trabajando. Hace un par de meses le congelaron las cuentas a la familia libanesa Baracat. Esta familia lava dinero y lo envía al Líbano para financiar al Hezbollah. Esto nos preocupa y por eso tenemos que saber qué medidas se están tomando al respecto”.

P.: Tiempo atrás tuve una entrevista periodística con el presidente de la Asociación Musulmana Sumita de Foz de Iguazú. Concretamente reconoció que lo que usted menciona se da con los musulmanes chiitas no sumitas. De hecho, ellos tienen muchas diferencias entre sí. ¿Coincide con esta apreciación?

I.S.: La gran mayoría de los musulmanes que residen en Foz de Iguazú y en todo el mundo no son terroristas. Son personas que trabajan, estudian y buscan el bien común entre los pueblos. Quienes apoyan al Hezbolah, son una pequeña minoría. Pero una sociedad chiquita de más de 1000 millones de personas se transforma en mucha gente y pueden hacer mucho daño. Nosotros sabemos que especialmente al Hezbolah es una organización musulmana chiita apoyada por Irán. Pero tampoco podemos descuidarnos del grupo terrorista Isis de origen musulmán sunita y fue solventada por países árabes sumita. Isis es una continuidad del grupo terrorista El Cairo que surgió de los musulmanes de origen sumita. Reitero sabemos que son una pequeña minoría de musulmanes quienes se dedican a actos terroristas.

P.: Usted lleva ya casi cuatro años como embajador. En agosto termina su gestión en la Argentina. ¿se avanzó, a su entender en estos años en los esclarecimientos de los atentados a la embajada y de la AMIA?

I.S.: No. El esclarecimiento de los atentando está igual que hace una o dos décadas atrás. No hay avance. No creo que sepamos mucho más. El problema que quienes perpetuaron estos atentando residen en Irán. Hay alertas rojas, pedidos de prisión por parte de Interpol que ese país no respeta. Sin poder investigar a esas personas no se podrá avanzar. Hoy existe mucha cooperación entre el gobierno nacional y el Estado de Israel como con otros estados occidentales. Estamos trabajando conjuntamente en inteligencia; seguridad; pero sabemos que Irán no cambiará y por consiguiente no cooperará.

P.: Una forma de conocer aún más cómo se planificaron ambos atentados sería a través del juicio en ausencia. ¿Está de acuerdo?

I.S.: Sí. Desde el punto de vista moral creo que la Nación Argentina debe hacer algo en favor de los sobrevivientes y las familias de quienes fallecieron en ambos atentados.

P.: En agosto deja la función de embajador en la argentina. ¿En estos casi cuatro años que evaluación hace de su gestión?

I.S.: Creo que hicimos un muy bien trabajo. Las relaciones entre ambos gobiernos son muy buenas. Por primera vez un Primer Ministro israelí visitó la Argentina y además fue la primera vez que un Primer Ministro visita América Latina. Israel tuvo la visita de la vicepresidenta Gabriela Michetti y de ministros que permitieron suscribir importantes convenios. Creo que las relaciones están en un muy buen momento. Veremos quién gana las elecciones generales en octubre.

P.: ¿Qué análisis hace sobre la situación socio política que se vive hoy en el Estado de Israel?

I.S.: Vivimos muy bien. No tenemos crisis, el nivel económico es muy bueno con una moneda (el shekel) muy fuerte. Tenemos excelentes relaciones diplomáticas con gran parte del mundo, inclusive tenemos relaciones comerciales con países árabes sumitas que no son abiertas pero que ellos entienden que tenemos un enemigo en común que es Irán. Israel tiene una sociedad rica tanto económica como tecnológica y académica. No hay violencia ni pobreza. Tenemos uno de los índices más altos del mundo es el de felicidad”.

P.: Cómo se logró este milagro que usted relata? En 2001, 2002 Israel estaba sumido en una gran hiperinflación y la situación era caótica…

I.S.: Básicamente fue porque en Israel la gente tiene la conciencia de que el futuro del país es de todos. Esto pasa porque vivimos en conflicto; lo que hace que un joven haga tres años de servicio militar y luego cada año haga uno o dos meses de ejército. Hay conciencia de que todo es responsabilidad de los ciudadanos; por eso se cuida el agua; se pagan los impuestos, etcétera. Por consiguiente; al tener una sociedad que piensa de esta manera se puede salir adelante. En la crisis hubo ajuste de salarios por un tiempo; el gobierno cortó presupuestos. La gente entendió, apoyó porque vio que no había otra solución lo que permitió salir de la crisis”.

P.: Usted habló ante un auditórium en Misiones de las relaciones comerciales de Israel con Estados Unidos, Rusia y China, países árabes entre otros países. ¿Cómo se puede conjugar dichas relaciones?

I.S.: Somos buenos diplomáticos. Lo manejamos bien. Todos los países tienen intereses. Israel también los tienen y por eso trabajamos bien con todos los países.

P.: ¿Cómo puede mantenerse un país durante 71 años en forma democrática en un Medio Oriente conflictivo, integrado por países con regímenes totalitarios?

I.S.: Viviendo la vida. Tenemos una pequeña porción de focos extremistas. Hay influencias, pero creo que las instituciones democráticas en Israel son muy fuertes. La judicial también lo es. Es Israel es muy clara la división de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo. Estas instituciones democráticas permiten manejar un país en forma sana y democrática. Muchas veces conflictiva en la parte política porque, por ejemplo, la Corte Suprema de Justicia tiene el poder de declarar si una ley es ilegal lo que la hace más fuerte que el Parlamento. Tiene la posibilidad de cancelar partidos que atentan contra la democracia. Tenemos un ex presidente que fue detenido durante seis años y un Primer Ministro que estuvo preso dos años por hacer cosas ilegales. Esto demuestra que en Israel la ley es igual para todos. Esto nos permite enfrentar cualquier situación anti democrática

P.: ¿Por qué el actual Primer ministro pudo conformar nuevamente gobierno y seguirá gobernando el país?

I.S.: No hay nada especial. Es muy bueno. Políticamente y desde el punto de vista ideológico las diferencias entre el oficialismo y la oposición son chicas. Fue más un tema personal. Si Netanyahu consigue formar gobierno será el Primer Ministro que más tiempo estará al frente del gobierno. Está haciendo un muy buen trabajo. La gente ve que Israel crece y la gente lo voto. Así como el intendente (Norberto Aguirre) de la ciudad misionera de Eldorado es votado cada cuatro años desde 1999 porque seguramente está haciendo un buen trabajo, lo mismo sucede en Israel con el actual Primer ministro.

P.: ¿Qué destino de trabajo tiene previsto, luego de dejar la Embajada de Israel en la Argentina en agosto?

I.S.: Retorno a Israel, a la cancillería. Allí estaré uno o dos años y luego saldré a otra misión diplomática.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario