T. del Fuego repone movilidad y niega traspaso de caja

El gobernador electo de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, negó que vaya a transferir la caja de jubilaciones a Nación y aseguró que el compromiso que rubricó con el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, plantea el compromiso de financiamiento.

Según precisó el actual intendente de Río Grande en declaraciones al Diario del Fin del Mundo, “lo que hemos firmado con Alberto Fernández es la asistencia financiera. Si nos faltan 500 millones de pesos, pediremos 500 millones de pesos y Nación decidirá con cuánto nos podrá asistir”. “Eso es lo que firmamos y no tiene nada que ver con transferir la Caja Jubilatoria a la Nación”, aseguró, pero sin avanzar sobre la posibilidad de una armonización con el régimen jubilatorio nacional.

La aclaración del futuro gobernador fueguino se da en un contexto signado por la reciente sanción legislativa de un proyecto que repone de manera automática la movilidad jubilatoria.

Rubén Bahntje, titular de la Caja de Previsión Social, advirtió que el sistema, que arrastra un déficit presupuestario de $700 millones, liquida mes a mes 4819 jubilaciones ordinarias, y el resto son pensiones de distinta clase, además de jubilaciones de veteranos de guerra, por edad avanzada y retiros voluntarios.

La ley dispone la aplicación del 82% móvil para la actualización de los haberes, luego de su reemplazo por un sistema de reajuste semestral instaurado en 2016, cuando el régimen previsional fue declarado en crisis.

La iniciativa fue impulsada por Melella, pese a la advertencia de funcionarios de la gestión actual que ya advirtieron que la medida podría “acrecentar más aun el déficit de la Caja”.

“Esto va a beneficiar a todos los jubilados. Cuando haya un aumento salarial como corresponde en blanco va a alcanzar a todos los jubilados de la provincia”, justificó el gobernador electo.

“Nuestro equipo de finanzas está trabajando fuertemente en el tema de la financiación para no perjudicar a nadie, ver de qué manera vamos equilibrando la Caja y las cuentas de la provincia y de qué manera podemos dar un aumento salarial dentro de lo posible. Se está trabajando muchísimo en eso y de forma muy reservada, así como trabajamos en muchos otros tantos temas que anunciaremos cuando sea oportuno”, finalizó.

La semana pasada, un informe de la Caja de Previsión Social reveló que uno de cada seis jubilados fueguinos vive fuera de la provincia.

De acuerdo al la información de ese organismo, a julio de este año el sistema previsional fueguino abona 6.861 jubilaciones mensuales, de las cuales 1.170 corresponden a personas que ya no viven en la provincia, lo que representa un 17,05%.

En términos monetarios, la ecuación implica que de los $410,19 millones que se pagan en jubilaciones, unos $ 338,44 millones son para beneficiarios que viven en la Isla (el 82,51%) y $ 71,74 millones para jubilados que residen en otros lugares del país o del exterior.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario