Deportes

Talleres vivió su propia fiesta y sacó una buena ventaja

Córdoba vibró con la vuelta de la "T" a la Copa Libertadores y el equipo no defraudó. Venció 2-0 a San Pablo con goles de Ramírez y Pochettino y viajará con un gran resultado a Brasil.

Con dos golazos y aguantando bien el primer tiempo, Talleres de Córdoba logró un triunfo por 2 a 0 ante San Pablo de Brasil por la Fase Clasificatoria 2 de la Copa Libertadores.

Los goles del equipo cordobés fueron convertidos por Juan Ramírez, a los 13 minutos y Tomás Pochettino, a los 42, ambos en el complemento.

El equipo paulista terminó con diez jugadores por la expulsión de Hudson, a los 35 de la segunda mitad.

El desquite de esta eliminatoria se jugará el 13 de febrero en el Morumbí paulista, y el ganador avanzará a la Fase 3 de la Copa, donde se cruzará con el vencedor del duelo entre Palestino de Chile e Independiente Medellín de Colombia, que esta noche igualaron el primer encuentro 1 a 1.

El primer tiempo fue un partido con dos equipos cuidándose de lo que el rival podía proponerle, porque Talleres no salió decidido a jugar cara a cara, y San Pablo se mostró férreo en defensa y con ciertas virtudes en ataque.

La pelota en el equipo paulista siempre pasó por Nene, con la potencia de Everton y Pablo en el ataque, pero Talleres propuso un juego por las puntas, y alguna que otra buena intención de Sebastián Palacios.

Un disparo de Nene que sacó Pochettino junto a tiempo y un disparo de Hudson que despejó Herrera, fueron las jugadas más claras del equipo paulista, que en general se mostró más cerca del gol que la "T".

Solo un remate de Dayro Moreno, que casi abre el marcador, fue el escaso argumento que mostró Talleres en ataque, algo que pareció poco para sus pretensiones de local.

En el complemento, un tiro libre de Ramírez a los 3 lo despejó Volpi, en una acción de las que Talleres no logró tener muchas a su favor.

Embed

Pero sin embargo los hombres que dirige Juan Pablo Vojvoda rompieron la paridad con un golazo de Juan Ramírez que hizo inútil la estirada de Volpi y desde ahí dominó las acciones de un partido que parecía desfavorable en un principio.

San Pablo careció de profundidad y eficacia y el cansancio físico lo comenzó a sentir, y a los 35 se quedó con un hombre menos por la expulsión de Hudson.

Con el hombre de más, la "T" fue por la diferencia que le diera tranquilidad para la vuelta y así llegó el golazo de Pochettino que volvió a hacer estallar el Mario Kempes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario