Edición Impresa

También creció presión impositiva municipal

De la mano de la inflación y de la escasez de recursos hubo subas en línea con el impacto en Ingresos Brutos.

La necesidad de mayores fondos y las restricciones en materia de endeudamiento también tuvieron su correlato impositivo en la mayoría de los grandes municipios del país, que durante todo el año pasado no sólo siguió eliminando exenciones vigentes sino que profundizó la presión fiscal sobre la actividad económica a través de las tasas locales.

De acuerdo con un relevamiento elaborado por el Iaraf sobre 40 municipios, a nivel general se observa que la presión tributaria municipal continuó creciendo durante 2018, siguiendo una estrategia de actualización de la facturación de los diferentes establecimientos en un 25% con respecto a los valores utilizados para 2017.

“La Tasa de Seguridad e Higiene, Tasa de Comercio e Construcción, Derecho de Registro e Inspección, entre otras, según el municipio, es un tributo que recae sobre la actividad económica, de cobro generalizado en todos los municipios del país y una de las principales fuentes de recursos propios de este nivel de gobierno, junto con la tasa sobre los inmuebles. En la mayor parte de los municipios del país funciona de manera análoga al Impuesto a los Ingresos Brutos, es decir, se cobra como un porcentaje de las ventas totales, netas de IVA, sin admitir deducciones ni crédito fiscal por el Impuesto pagado en etapas anteriores. De esta manera termina generando las mismas ineficiencias y distorsiones que el IIBB”, señala el informe de la consultora.

A la hora de analizar la presión tributaria que ejerce la TSH el Iaraf tuvo en cuenta la actividad de restaurantes, sectores agropecuarios, industrias, comercio mayorista y minorista, hoteles, transporte y telefonía fija.

Meses atrás, un relevamiento realizado por CAME en 151 municipios del país, también advirtió el mismo escenario. Reveló que en 75 de ellos se introdujo alguna tasa o contribución nueva en los últimos tres años. Es decir que, en una de cada dos ciudades.

A esas nuevas contribuciones se suma que 30 de esas 75 ciudades simultáneamente subieron sus tasas vigentes por encima de la inflación, generando presión fiscal por doble vía: más tasas y subas abusivas en las contribuciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario