Edición Impresa

Taylor: "La clave es bajar la inflación en el largo plazo"

“Lo importante es bajar la inflación en el largo plazo”. Así lo indicó el economista estadounidense John Taylor, quien señaló que, “si bien el Gobierno deberá hacer el esfuerzo necesario para alcanzar el objetivo deseado, es importante tener en cuenta el conjunto de la política, ya que el foco sobre una meta no puede opacar al resto de las variables”. En diálogo con periodistas, en el marco de una exposición sobre Metas de inflación en la Universidad del CEMA, el economista indicó que “no es necesario fijar metas puntuales en el proceso, sino proyectar una baja en la inflación futura”.

Taylor, conocido por la regla que lleva su apellido, un modelo que sirve de base e indica cómo los bancos centrales establecen las tasas de interés nominales, destacó el nuevo esquema de política monetaria que está implementando el BCRA. Señaló que “históricamente, en los programas de estabilización, se suele comenzar con un control de los agregados, a través de la oferta de dinero, y luego se aplica un esquema de metas de inflación, cuando ésta ya ha alcanzado niveles más bajos”. Y consideró que en contextos de elevada inflación es más complejo determinar la tasa y las expectativas. El economista manifestó que la autoridad monetaria va a ir aprendiendo sobre la marcha y será clave “trabajar con transparencia”.

Vale recordar que desde octubre, la entidad que lidera Guido Sandleris comenzó a implementar un nuevo esquema de política monetaria para controlar la inflación, basado en el control de variables agregadas, en el cual la tasa de interés se volvió endógena al modelo; es decir, pasó a ser determinada en base a la oferta y la demanda de dinero. Además, se estableció una zona de no intervención para el tipo de cambio, con crecimiento mensual del 3% entre octubre y diciembre, que bajará al 2% en el primer trimestre del 2019. En ese sentido, Taylor mantuvo encuentros con la cúpula del BCRA para hablar sobre el desempeño de esta política. Cabe remarcar que por el momento, este nuevo esquema ha tenido mejores resultados a los esperados, ya que ha logrado sobrecumplir las metas fijadas para la base monetaria y que las tasas de interés se ubiquen por debajo del 60%.

El economista explicó que “no existe un trade off entre inflación y producto en el largo plazo; lo mejor para una economía es alcanzar una baja inflación, pese a que no es un camino fácil”. “Hay que transitarlo para luego aprovechar sus beneficios”, agregó. De todas formas, Taylor advirtió que existen ciertos riesgos de corto plazo para los países emergentes, ya que “se está viendo una normalización de las tasas de interés en el mundo; EE.UU. comenzó hace ya unos dos años a subirlas y a reducir su hoja de balance”. Para ello, consideró clave que haya “países independientes que informen lo que hacen, con el objetivo de generar un sistema financiero más sano. En el largo plazo, esto, junto a la formulación de reglas de política, permitirá tener una mayor efectividad para operar la política monetaria”, remarcó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario