Mundo

Tensión con Irán: EE.UU. retira de la zona a su personal

Washington - Estados Unidos ordenó ayer el retiro de su personal diplomático no imprescindible de la embajada en Bagdad y del consulado en Erbil por “una amenaza inminente” en “conexión directa con Irán”, en medio de tensiones crecientes entre Washington con Teherán, vecino de Irak.

Horas después del anuncio, uno de los funcionarios del Departamento de Estado se refirió a “las milicias iraquíes bajo el mando y control de la Guardia Revolucionaria de Irán”, como una amenaza “real”.

Estados Unidos incrementó la presión sobre Irán en los últimos días, acusándolo de planear ataques “inminentes” en la región y reforzando su presencia militar en el Golfo.

“Numerosos grupos terroristas e insurgentes están activos en Irak y atacan regularmente tanto a las fuerzas de seguridad iraquíes como a los civiles”, escribió el Departamento de Estado en una advertencia para los viajeros.

“Las milicias sectarias antiestadounidenses también pueden amenazar a ciudadanos estadounidenses y compañías occidentales en todo Irak”, agregaron. En la tarde de ayer, fuentes del Departamento de Estado detallaron que hay “múltiples flujos de amenazas directamente relacionadas con Irán”.

El año pasado, Estados Unidos cerró su consulado en la ciudad de Basora, en el sur de Irak, donde impera la ley tribal y abundan los grupos armados, culpando al “fuego indirecto” de las fuerzas respaldadas por Irán y advirtiendo a su rival de represalias por cualquier daño.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, realizó la semana pasada un sorpresivo viaje a Bagdad para fortalecer los lazos con Irak mientras despliega su “máxima presión” contra Teherán, archirrival de Estados Unidos, pero aliado de Irak.

Pompeo dijo entonces a periodistas que había hecho el viaje por una “escalada de la actividad” de las fuerzas iraníes y afirmó que la amenaza de ataques era “muy específica”.

En Bagdad se reunió con el presidente Barham Saleh y con el primer ministro Adel Abdel Mahdi, con los que conversó de “la importancia de que Irak garantice que es capaz de proteger de manera adecuada a los estadounidenses en su país”.

Donald Trump dijo ayer estar “seguro de que Irán querrá hablar pronto” con Estados Unidos, a pesar de la escalada de tensión entre los dos países. El mandatario estadounidense desmintió así en Twitter cualquier “disputa interna” en el seno de su administración sobre su “política firme en Oriente Medio”. “Las opiniones diferentes se manifiestan y yo tomo la decisión final y definitiva, es un proceso muy simple”, añadió.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario