Ambito Nacional

Tensión por Presupuesto hace crujir transición santafesina

El socialismo que deja el mando en diciembre invitará a integrantes del equipo del gobernador electo Omar Perotti a confeccionar en conjunto el Presupuesto del año próximo. Asoman resistencias.

La transición de gobierno en Santa Fe entre el mandatario Miguel Lifschitz y el electo Omar Perotti entró en tensión a raíz del Presupuesto 2020, el cual finalmente enviará a la Legislatura la actual administración.

Ayer, luego de que el peronista Perotti acusara al socialista Lifschitz de “dinamitar” el proceso, el actual gobernador aseguró que las principales causas por las cuales no se pusieron de acuerdo fueron las “propias diferencias internas dentro del peronismo”. “Es un problema que yo no puedo responder”, agregó Lifschitz.

Perotti se consagró gobernador en junio y su asunción será en diciembre. En este periodo, se reunió en dos ocasiones con Lifschitz, pero también avanzaron ambos equipos. El primer crujido había llegado por los contrapuntos en relación al déficit provincial. Para el peronismo es de $10.500 millones pero en el Frente Progresista Cívico y Social que está gobernando Santa Fe aseguran que ese número ese “artificial”, ya que hay recursos que ingresaron a las cuentas provinciales que no están computados.

Respecto al Presupuesto 2020, el peronismo había pedido elaborar la pauta de gasto que se ejecutaría en su gestión. Y había tenido aval del socialismo. Sin embargo, el FPCyS está elaborando el proyecto. Según Lifschitz “fueron los propios diputados del peronismos” quienes le exigieron que cumpliera con la obligación de enviar el Presupuesto antes de que termine su mandato.

En diálogo con el medio local El Litoral, el gobernador advirtió que “hay sectores del peronismo con peso legislativo que tienen diferencias encontradas con el gobernador”. Fue en respuesta a las declaraciones de Perotti, quien había lanzado dardos a Lifschitz por “haber faltado a su palabra”.

Lifschitz, quien aseguró que invitará a integrantes del equipo del gobernador electo a confeccionar en conjunto el Presupuesto del año próximo, asumirá su banca como diputado provincial cuando deje su cargo en el Ejecutivo. El socialista será uno de las espadas de referencia de la oposición a Perotti, y además podría convertirse en presidente de la Cámara de Diputados provincial, donde el peronismo necesitará negociar para promulgar leyes. No así en el Senado, donde el futuro gobernador tendrá mayoría.

En ese sentido, el PJ buscaba acelerar mediante una sesión especial el tratamiento –antes de que asuma la gobernación Perotti- de la necesidad de reforma constitucional, la misma que el peronismo le bloqueó a Lifschitz en parte para impedir que se postulara por su reelección, palabra prohibida en el actual texto.

En principio, el justicialismo negociaba votos para tratar el tema hoy, aunque finalmente no lo logró. En la provincia creen que ese diálogo interno en el peronismo (que tiene correlato a nivel nacional) se astilló luego de las elecciones del domingo. En Santa Fe ganó Mauricio Macri y generó un pase de facturas puertas adentro del PJ, vencedor en la contienda provincial.

A eso, también, se aferró Lifschitz cuando le devolvió la pelota al peronismo en la cuestión Presupuesto. Ahora, el PJ avanzaba para llamar a una sesión especial el jueves, aunque el tema “está frío”, mencionaron a este medio desde Santa Fe.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario