Finanzas

Tiempos violentos (para los inversores)

El escenario es complejo para el inversor, en un marco en donde se estará no sólo sobre la evolución de las variables macro y micro, sino que además se deberá sumar la incertidumbre del proceso electoral. Un proceso que obliga hoy a trabajar con diferentes escenarios, y probabilidades.

No son tiempos fáciles para los inversores, y no se espera tampoco lo sean de corto plazo. Esto es importante que se entienda. El escenario es complejo, en un marco en donde se estará no sólo sobre la evolución de las variables macro y micro, sino que además se deberá sumar la incertidumbre del proceso electoral. Un proceso que obliga hoy a trabajar con diferentes escenarios, y probabilidades.

El tipo de cambio será lógicamente una variable clave, y está a su vez estará dependiendo de los vaivenes del contexto electoral; incluso dentro de este mismo juego entrará la inflación, el comportamiento de las tasas de interés y la esperada recuperación económica (aunque se sabe vendrá muy limitada sectorialmente).

Así insistimos: la agenda del mercado sumará para su análisis datos claves económicos (como recaudación, evolución fiscal e inflación), monetarios y cambiarios con el foco –sin dudas- en el tipo de cambio, y las fechas de definiciones políticas relevantes. Acá apuntamos desde la elección de Córdoba el 12 de mayo y poco después a la definición de alianzas, pasando por la decisión sobre los candidatos el 22 de junio, hasta - no hay dudas - las PASO. Esto sólo en los próximos cuatro meses.

Portfolio sabrina corujo12-04.mp4

En este contexto tener en claro cuál es el riesgo que se está dispuesto a soportar es un paso obligado. Esto determinará básicamente la estrategia financiera a adoptar en un escenario de volatilidad asegurada.

El buen punto en este sentido es que el mercado hoy ofrece un amplio universo de activos financieros, que permite diversificar no sólo por moneda sino por riesgo las posiciones.

Los más conservadores, sin dudas, optarán por resguardarse de exponerse a Argentina; los más agresivos apuntarán a un 100% riesgo local en un marco en donde, si las condiciones macro e institucionales ayudan, hay hoy excelentes oportunidades. La razón: política.

Una vez más, no hay dudas que los precios hoy incorporan la incertidumbre del proceso electoral que tenemos por delante. Incluso, y en un marzo complicado (con nuevo salto en el billete), podemos decir que el “pricing” de este factor sobre los activos se adelantó.

Recomendaciones

Si empezamos por lo más conservador, y básicamente los que sean totalmente escépticos con la posibilidad de un resultado electoral de continuidad del Gobierno, la exposición a riesgo local debería ser minimizada sólo en Letes en dólares con vencimiento 2019 (con tasas del orden del 4,5% anual), Dual 2019 (con un retorno directo de 2,7%), o en su defecto algún FCI en dólares de corto plazo que invierta en estos activos mencionados.

No obstante, gran parte de la cartera (50-60%) podría estar en activos fuera del riesgo local. Hay algunas opciones en este sentido, y una de ellas son los FCI Latam que se han expandido –en base a la coyuntura - en los últimos meses tanto en alternativas, como en patrimonio acumulado.

Para aquellos que tengan una visión más favorable sobre el resultado final, y estén dispuestos a soportar la volatilidad probable por delante, las alternativas lógicamente se multiplican.

Acá ya apuntamos a una posición diversificada en riesgo, pero también en moneda. Los FCI en pesos, y/o bonos cortos ajustables por CER pueden ser una opción para un 20-25% de la cartera.

El otro porcentaje de la cartera, un 75-80%, debería estar expuesto a dólares en un mix entre exposición a Argentina y el mundo. Sumamos acá como opción bonos soberanos como el Bonar 2024. Este título rinde hoy arriba del 14,5% anual, y comienza en mayo a amortizar parte de su capital.

Para una cartera agresiva, posición que lógicamente se valida en un escenario de normalización macroeconómica (caída en la inflación, recuperación de la actividad, menores tasas y dólar estable, entre otras cosas) y continuidad institucional, las oportunidades hoy son varias.

Esta cartera en otras palabras debe ser 100% Argentina, incorporando acciones (20-25%) de bancos y energía, en particular; bonos provinciales de riesgo crédito bueno como Córdoba, Mendoza y Neuquén; y exposición a la curva soberana en dólares como el Bonar 2024 ya mencionado, y el Descuento Ley Argentina con actual rendimiento de poco menos del 14% anual.

(*) Directora de Portfolio Personal Inversiones

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora