Lifestyle

Tinder K: el amor en los tiempos de grieta

Se trata de grupos cerrados de Facebook. Tienen más de 11.000 suscriptores y una sola premisa: ser soltero, peronista y kirchnerista.

En el amor dicen que los polos opuestos se atraen, pero no parece ser el caso para muchos argentinos que integran Tinder K, grupos cerrados en Facebook bajo una sola premisa: ser soltero, peronista y kirchnerista.

Los Tinder K, que en total tienen más de 11.000 suscriptores, se iniciaron después del fin de los doce años de gobiernos kirchneristas (2003-2015), tras el triunfo de Macri en las elecciones pasadas.

El fenómeno no es nuevo: en Estados Unidos existen aplicaciones para los seguidores del presidente Donald Trump (#donalddaters o TrumpSingles) o para los simpatizantes del Partido Demócrata (#Liberalhearts).

Poco a poco aterriza en América Latina: una abogada brasileña anunció en Folha la creación del PTTinder, con el objetivo de unir a hombres y mujeres afines al Partido de los Trabajadores y apoyar a su líder, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), encarcelado desde el 7 de abril de 2018. Pero los expertos advierten que estos "nichos políticos" que aparecen en las redes sociales pueden ser peligrosos. "El intercambio de ideas es esencial para una democracia y las aplicaciones de citas con sesgo ideológico limitan la probabilidad de encontrar una pareja que no valide tus ideas", opinó Chelsea Reynolds, de la Universidad de Comunicaciones de Fullerton, en California.

"Dos décadas atrás te podrías enamorar de alguien en la universidad pese a que tus ideas políticas no fueran las mismas (...) hoy sería casi imposible", añadió. Según expertos, es un fenómeno provocado por las redes sociales que "encapsulan" a las personas según sus creencias o ideologías.

"Toda la tecnología se dirige a crear nichos con denominadores comunes en términos ideológicos", señaló Carlos Fara, consultor político, especialista en opinión pública y campañas electorales. "Estos nichos fomentan las posiciones más extremas", agregó.

Yo no podría tener una pareja que no tenga mi convicción política, la Cámpora" (agrupación política de marcada orientación peronista y kirchnerista), explica Estefanía, de 35 años, al aclarar: "Nosotros (los argentinos) estamos atravesados por la política".

"La familia no la elegís, pero una pareja tiene que pensar políticamente igual", añadió la mujer, quien era empleada de un comercio pero quedó desocupada hace un mes y medio.

Estefanía integra los tres grupos de Tinder K en Facebook, pero hay sobre todo uno en el que participa activamente. Así fue que conoció a su pareja, que vive en Buenos Aires. "Fue hace dos años", sostuvo la usuaria que vive en la provincia de Chubut.

La clave para ingresar a los grupos es ser soltero. Hacen fiestas con fines benéficos, juegos virtuales o debates públicos sobre asuntos sociales. Así es que se formaron "varias parejas. El año pasado se casó una de ellas", dijo. Los grupos -que no tienen fines de lucro- también son para "resistir los cuatro años del macrismo".

La mayoría de los Tinder K reivindican y se inspiran en el modelo de pareja de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, quienes estuvieron casados 35 años hasta la muerte del exmandatario en 2010.

"El amor de ellos es una referencia, yo veo fotos y videos de cómo se miraban, de cómo él la admiraba", cuenta Estefanía, de 35 años. Pero ser kirchnerista no es garantía de éxito. De hecho, los distintos Tinder K se han generado por algunas divisiones entre ellos.

El más antiguo, creado un mes después del triunfo de Macri en 2015, se define como el "de mayor cantidad de integrantes" (más de 6.000). Para Omar San, la idea estaba clara cuando creó este grupo. "Los ánimos están muy River contra Boca, había que hacer algo", contó. De todas maneras, aclara: "Nosotros te encontramos pareja K, después no garantizamos que funcione".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario