Finanzas

Todos los cañones apuntan al dólar

Las principales autoridades políticas del país se alinean con la preocupación de la mayoría de los economistas. El desafío de gobernar y seguir en campaña.

Temprano, antes de la apertura de los mercados, el presidente Mauricio Macri, el flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza y el titular del Banco Central, Guido Sandleris efectuaron declaraciones con un objetivo central: apuntar a la estabilidad del dólar en torno de los valores que alcanzó la semana pasada, es decir entre $57 y $62.

De esta manera, las principales autoridades políticas del país se alinean con la preocupación de la mayoría de los economistas en cuanto a que la mayor urgencia que presenta la actual situación económica es que el dólar deje de moverse de manera desenfrenada para evitar que siga escalando la inflación y deteriorándose los ingresos de la población.

El presidente Macri en la puesta en funciones a Lacunza como ministro de Hacienda, se mostró con el jefe de gabinete Marcos Peña (algo no habitual ya que o están todos los ministros o solo el primer mandatario), dando a entender que “no le soltó la mano” y, por el contrario, le dio un respaldo implícito a su estrecho colaborador.

En la Casa Rosada se comenta que Macri seguirá en campaña. Al ministro le pidió “que en cada decisión siempre tengas tu foco en cuidar a los argentinos, no te lo pido como candidato a presidente, en una especulación política, te lo pido como presidente cuyo foco, y el de todo el equipo, tiene que estar puesto en morigerar cualquier costo que pueda tener el proceso electoral en la vida diario de todos nosotros".

¿Crees que el Central logrará ...

En el entorno presidencial se comenta que el eje de campaña seguirá siendo confrontar dos modelos de país. “Convengamos que de economía de economía no podremos hablar” se lamentaba un colaborador del presidente. En este sentido, no son casuales las duras declaraciones de Elisa Carrió, que está convencida que “en octubre ganaremos”.

El tercer gesto de Macri fue pedir a Lacunza que “abra canales de diálogo” para reducir la incertidumbre y proteger a los argentinos. Al respecto, en conferencia, de prensa el titular del Palacio de Hacienda, anunció que" convocará a los referentes económicos de todos los espacios que compiten en estas elecciones, para ponernos de acuerdo en algunas condiciones básicas para preservar la estabilidad como condición de primer orden".

Por el Frente de Todos concurrirán los referentes Matías Kulfas (cuando regrese de un viaje que se encuentra realizando en el exterior) y Emmanuel Álvarez Agis, según señalaron a Ámbito en el entorno del candidato Alberto Fernández. En tanto, Marco Lavagna por Consenso 2019 confirmó que aceptaría la convocatoria al diálogo.

Tranquilidad

De una manera coloquial y amable (a diferencia del rostro tenso que caracterizaba las exposiciones del saliente, Nicolás Dujvone) Lacunza se concentró en llevar tranquilidad en cuanto a que la situación económica se encuentra bajo control: “tenemos sobrados argumentos para salir adelante y garantizar la tranquilidad a los argentinos” y más aún aseguró que dejarán para el gobierno que sea elegido, cualquiera sea su signo, “una base robusta para recuperar el crecimiento”.

El mandato central que recibió del presidente fue “estabilizar el tipo de cambio como objetivo de primer orden” dijo Lacunza. Para el ministro el dólar se encuentra largamente por encima de su relación de equilibrio y recordó lo dicho por el candidato opositor Alberto Fernández en cuanto a que “no hace falta un tipo de cambio más alto”. Para el titular del Palacio de Hacienda un dólar más caro es “innecesario”, tendría móviles “especulativos” y resultaría “nocivo” para la población.

El ministro consideró que no sería posible lograr la estabilidad del tipo de cambio sin una política fiscal consistente y aseguró que “garantizaremos las pautas fiscales”. No se limitó a frases sino que también se apoyó en números: calculó que el impacto fiscal de las medidas anunciadas equivalen a sólo 5.146 millones de pesos, equivalentes a 0,02% del PIB. Es más, anticipó que se cumplirán con las metas comprometidas ante el FMI. También anunció, al igual que Sandleris, que habían hablado con el organismo multilateral de crédito y que una misión vendrá al país en los próximos días.

Misión

A media mañana se conoció una escueta declaración del vocero Gerry Rice desde Washington, afirmando que “seguimos de cerca los desarrollos recientes en Argentina y estamos en dialogo continuo con las autoridades mientras trabajan en sus planes de políticas para abordar la difícil situación que enfrenta el país. Un equipo del FMI viajara a Buenos Aires pronto”, concluye el comunicado.

Al respecto, el titular del Banco Central recordó que esta misión deberá revisar los números a junio pasado, momento en que la Argentina “cumplió con todas las metas”, dando a entender que no debería haber problemas con el desembolso de 5.500 millones de dólares que el FMI debería realizar en septiembre próximo.

Sandleris ratificó la política monetaria vigente y se alineó con el objetivo de evitar la alta volatilidad del tipo de cambio. Dio un mensaje tranquilizador al señalar que “los plazos fijos se renovaron normalmente durante la semana pasada” y continuó diciendo que observaron “una muy saludable renovación de depósitos en pesos” y que los bancos “tienen liquidez suficiente para los que quieran retirar depósitos en pesos y en dólares”. Evaluó que “el sistema financiero es muy sólido y muy liquido”.

En cuanto a los depósitos en dólares, precisó que “más de la mitad de los fondos se encuentran resguardados en el BCRA y el resto está liquido en los bancos o en préstamos a exportadores, es decir en sujetos de crédito que no están expuestos al riesgo de cambio”.

Asimismo recordó que los depósitos en pesos se encuentran en niveles “bajos en términos históricos” circunstancia que limita la posible demanda de dólares.

Afirmó que “haremos todo lo que esté a nuestro alcance para reducir la volatilidad nominal y preserva el sistema financiero”. Recordó que durante la semana pasada el BCRA realizó ventas por más de 500 millones de dólares en el mercado spot y aseguró que “seguiremos interviniendo” si las circunstancias así lo requieren.

Atendiendo a un reclamo de la oposición, el titular del BCRA sostuvo que “no usaremos reservas para contener valores alejados de sus fundamentos” y reiteró que el tipo de cambio actual es “competitivo”.

Inflación

“El esquema monetario sigue vigente” y “la meta de base monetaria vamos a cumplirla” aseguró Sandleris. Ante una pregunta sobre las Leliq, el titular de la política monetaria sostuvo que los pasivos remunerados del Banco Central se ubican en el equivalente de algo más de 5 puntos del PBI, cuando en marzo del año pasado esa relación superaba el 10%. De ahí que, para Sandleris el stock de Leliq “no representa una amenaza ni un riesgo” y consiste en un instrumento válido para absorber liquidez.

Si bien Sandleris reiteró que el esquema de control de agregados monetarios es el que ha servido para contener las expectativas de inflación, entre los operadores se comenta que en realidad es el tipo de cambio la verdadera ancla a la que se apuesta para contener a la inflación. Lo planteó el ex presidente del Banco Central, Luis Caputo, cerca de un año atrás, en una discusión que determinó su salida de la conducción monetaria. “Se perdieron meses y a un enorme costo”, se lamentaba un importante operador de la city porteña.

Tanto Lacunza como Sandleris reconocieron que la inflación aumentará en agosto y septiembre, la duda es que controlaran el traslado de precios de la devaluación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario