Política

Tragedia de Once: condenaron a Schiavi, Jaime y Claudio Cirigliano



En un histórico fallo, el Tribunal Oral Federal Nº 2 condenó a los exsecretarios de Transporte, Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime a las penas de 8 y 6 años de prisión, respectivamente, por la Tragedia de Once que causó la muerte de 51 personas en febrero de 2012.

El tribunal integrado por los jueces Jorge Alberto Tassara, Jorge Luciano Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Ana D'Alessio, esta última en calidad de jueza sustituta, también condenó al dueño de Trenes de Buenos Aires (TBA), Sergio Claudio Cirigliano, a 9 años de prisión, mientras que el motorman Marcos Córdoba fue penado a 3 años y medio de prisión, con siete de inhabilitación para conducir por el estrago culposo.

Por otra parte, el tribunal absolvió a Daniel Fernando Rubio, Luis Alberto Ninona, Mario Francisco Cirigliano, Miguel Werba, Carlos Alberto Lluch, Pedro Ochoa Romero y Antonio Eduardo Sicaro.

Asimismo, el TOF2 ordenó que se investigue la supuesta responsabilidad del exministro de Planificación Julio De Vido en la comisión del delito de defraudación al Estado por el pago de subsidios a las tarifas que no fueron aplicados al control de las formaciones. Los fundamentos de la condena serán dados a conocer el 30 de marzo próximo y seguramente serán apeladas ante la Cámara Federal de Casación Penal antes de llegar a la Corte Suprema.

Los familiares de las victimas del choque de la formación Chapa 16 que colmaron la sala de audiencias y las puerta de los tribunales de Comodoro Py 2002 recibieron el fallo con satisfacción, ya que pese a ser levemente inferiores a las pedidas por los fiscales, serán de cumplimiento efectivo.

El tribunal prohibió la salida del país de los 21 -condenados sobre un total de 28 imputados- ya que el resto fue absuelto, pero ninguno quedó detenido ya que llegaron en libertad al juicio.

La mayoría de los empresarios vinculados a la exconcesionaria y los exfuncionarios fueron condenados con penas de entre ocho y cuatro años de prisión, ya que se dio por probado que cometieron los delitos de administración fradulenta en perjuicio del Estado nacional y estrago culposo.

El juicio se inició hace 21 meses y a apenas dos años después del choque, lo que marca una gran celeridad frente a las demoras de más de una década que suelen insumir las causas penales en el fuero federal, adjudicable a la presión social por encontrar responsables.

Una de las resoluciones del TOF2 destacó que las condenas serán de cumplimiento real y que se harán efectivas una vez que queden firmes, luego de las previsibles apelaciones ante la Cámara federal de Casación Penal, primero, y a la Corte Suprema de Justicia luego.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario