Política

Tras acordada de la Corte se prepara segunda fase para regular las escuchas

Cambiar el soporte de las grabaciones y poner énfasis en fortalecer la Dajudeco. Reto velado a los jueces y advertencia por eventuales nulidades.

La Corte Suprema se dedicó ayer a testear en el ámbito judicial cómo había repercutido la decisión unánime de restringir el festival de escuchas telefónicas y su difusión ilegal. El diablo se esconde en los detalles y la acordada mediante la cual recordaron los procedimientos legales y deslindaron eventual responsabilidad por el material sensible en los propios jueces contenía algunos párrafos que servirán como advertencia a futuro, sobre todo en la resolución de las causas. Así dejaron abierta la puerta de las nulidades ante la inobservancia de la debida salvaguarda y restricción al uso irrestricto de escuchas privadas. El dardo fue directamente apuntado hacia los jueces penales federales.

“Ante la situación descripta y para abordar esta problemática, se torna necesario enfatizar los principios rectores que se derivan del bloque de constitucionalidad federal y de la normativa dictada en consecuencia, así como también establecer cursos de acción concretos para guiar la actividad referida, cuyo grado de cumplimiento deberá ser analizado y ponderado al momento de fallar las causas que se planteen ante los estrados judiciales para dilucidar la responsabilidad de los distintos sujetos intervinientes”, indicó en su página 9 la acordada resuelta por unanimidad que se adelantó, de hecho, al segundo semestre cuando la Corte aspiraba a tomar entre manos el espinoso asunto de las escuchas judiciales que quedaron bajo su órbita y cuya estructura agrandó a través de la Dajudeco. Habrá una segunda instancia organizativa hacia adentro en materia procedimental. El primer paso fue trasladar un mensaje hacia “el afuera”. El énfasis ameritaba un subrayado en “los distintos sujetos intervinientes”. En términos llanos: “el que avisa no traiciona” si esos expedientes que se montaron sobre escuchas resultaran invalidados por manipulaciones indebidas que no se ajustaran a los principios rectores que la Corte solamente recordó.

El guideline fue la mencionada evaluación del relator especial de la ONU sobre protección de datos personales Joseph Cannataci, cuya descripción hizo salvedad sobre la Dajudeco pero criticó la ausencia de transparencia que rige en Argentina sobre el sistema de espionaje y su control legislativo. Pero algunos puntos mencionados en su informe podrían tener impacto a corto plazo: “deben introducirse sistemas informáticos más modernos y seguros para la difusión de los contenidos de la interceptación de las comunicaciones que los que utiliza actualmente Dajudeco. Esta modernización debería garantizar que puedan realizarse auditorías precisas del uso de los datos. El uso de CD debe ser eliminado y reemplazado por la transferencia de archivos exclusivamente a través de sistemas informáticos seguros”, precisó Cannataci. El soporte en el que hoy se generan las escuchas forma parte del problema de las “filtraciones”.

Justicia
Joseph Cannataci
Joseph Cannataci

No es un universo inabarcable. Se interceptan alrededor de 6 mil líneas telefónicas por mes de las cuales 69 son con escucha directa y el resto automáticamente grabadas a CD “sin intervención humana”. Durante 2018 el número total de líneas interceptadas fue de 41.000, lo que lejos de ser un número importante está por debajo del promedio, en un país donde la cantidad de teléfonos celulares exceden los 40 millones.

En este marco, la recomendación de la ONU es que la AFI deje de tener intervención en las desgravaciones, otro de los puntos ciegos del proceso sobre la cadena de custodia. Y limitantes para los propios jueces para que “no reciban todo el contenido de las líneas interceptadas, sino sólo las partes pertinentes para las investigaciones, y que las transcripciones sean realizadas estrictamente por funcionarios que no formen parte de los equipos de investigación”. “Si bien se respeta el estado de derecho, el sistema concebido para permitir el uso del material interceptado es anticuado y de mal diseño, lo que aumenta los riesgos, especialmente de chantaje y extorsión por parte de las personas que tienen acceso al contenido de las interceptaciones (excluyendo a Dajudeco)”, deslizó la ONU. Un cuerpo profesional independiente fue la sugerencia que pueda auditar de manera complementaria a la morosa Comisión Bicameral que debería controlar a los servicios de inteligencia pero que no utiliza recursos ni capacidad técnica para intervenir de manera real y evitar situaciones como las que motivaron que la Corte tome la brasa caliente de la difusión descontrolada de escuchas telefónicas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario