Edición Impresa

Tras el fracaso con Fiat, Renault refuerza los vínculos con Nissan

La alianza entre la firma francesa y su socio japonés entró en crisis por el encarcelamiento de Ghosn. Ahora el Gobierno de Francia acepta negociar cambios en el reparto de poder interno de la coalición.

El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, afirmó que era vital que Renault y Nissan Motor fortalecieran su alianza en un contexto en el que la industria automovilística experimenta un rápido desarrollo en las áreas de vehículos eléctricos y conectados.

Ese comentario llegó pocos días después de que Fiat Chrysler (FCA) retirara su oferta de fusión de 35.000 millones de dólares por Renault achacándolo a las “condiciones políticas en Francia”.

“En los últimos 20 años, vemos que la calidad de Renault se ha visto reforzada por su colaboración con Nissan. Por lo tanto, es esencial no sólo preservar, sino también fortalecer esta alianza. Esa ha sido siempre la estrategia y sigue siendo la estrategia del Estado como accionista”, detalló el funcionario.

Le Maire también adelantó que el Gobierno francés estaba dispuesto a reducir su participación del 15% en Renault con el fin de reforzar la alianza de los fabricantes de automóviles con Nissan Motor.

Justamente el Gobierno francés había recibido con agrado el acuerdo de fusión, pero fue demasiado lejos presionando por una serie de garantías y concesiones que agotaron la paciencia de la FCA, según dijeron fuentes citadas por la agencia Reuters.

Mientras tanto, continúan los ecos del caso Ghosn y en las últimas horas trascendió que Renault bloquearía los cambios que Nissan planea introducir en su dirección. La compañía japonesa planea un sistema de Gobierno corporativo formado por un sistema de tres comités que decidan sobre nombramientos, auditoría y remuneraciones. Algo que debe contar con el visto bueno de una mayoría reforzada de la junta de accionistas. Y, por lo tanto, con el beneplácito de Renault.

El rechazo responde a que Renault considera que estará infrarrepresentado en el nuevo sistema de dirección de Nissan.

En la actualidad, Renault posee el 43% de Nissan, y en contrapartida Nissan es propietario de 15% de Renault, pero sin derecho de voto, y 34% de Mitsubishi Motors.

Nissan se vio forzada a poner bajo la lupa su gobierno corporativo después de que su por entonces presidente y consejero delegado, Carlos Ghosn, fuese arrestado por corrupción. A partir del escándalo inició un proceso de revisión interna que lleva varios meses y que derivó en la propuesta que será sometida a la junta de accionistas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario