Mundo

Tras insólito juicio, autorizan a gallo francés a seguir cantando

La querella aseguró que el animal despertaba muy temprano a los habitantes de de la isla turística de Oleron. Tras perder el juicio, los demandantes tendrán que pagar a la dueña del gallo 1.000 euros por daños y perjuicios.

Un tribunal francés autorizó el jueves al gallo Maurice a seguir cantando, al rechazar la demanda de varios vecinos que lo acusaban de despertarlos al alba, dijo el abogado Julien Papineau, defensor de la propietaria del ave.

"Maurice ganó y los demandantes tendrán que pagar a su propietaria 1.000 euros por daños y perjuicios", declaró Papineau, representante legal de Corinne Fesseau, una habitante de la isla turística de Oleron, en el suroeste de Francia.

"No tengo palabras. Ganamos. Es una victoria para toda la gente en mi misma situación. Espero que sirva de jurisprudencia", dijo Corinne Fesseau al salir del tribunal de Rochefort junto a su abogado.

"Todo el mundo va a ser protegido: las campanas, las ranas, etc.", agregó aludiendo a otras demandas similares contra los ruidos del mundo rural, que opone a menudo a los habitantes de siempre con los recién llegados. "¿Y si se hiciera una ley Maurice para proteger los ruidos rurales?", preguntó entusiasmada Corinne Fesseau.

Maurice se ha convertido en un símbolo de la resistencia rural en Francia, donde una petición para "salvarlo" consiguió más de 140.000 firmas. Su cacareo al alba molesta a los propietarios de una residencia en la turística isla de Oleron, en el suroeste de Francia.

En una denuncia el pasado 4 de julio, Maurice fue acusado de "perjuicio sonoro". No es un juicio de "la ciudad contra el campo. Es un problema de perjuicio sonoro. El gallo, el perro, la bocina, la música... se trata de un caso sobre el ruido", sostuvo el abogado Vincent Huberdeau, que representa a los demandantes.

Saint-Pierre de Oleron tiene "casi 7.000 habitantes en invierno y 35.000 en verano", argumentó. "Mis clientes viven en una zona clasificada residencial en el Plano Local de Urbanismo. ¡No es el campo!", dijo.

Para la propietaria de Maurice, "el campo tiene derecho a sus ruidos. El gallo tiene derecho a cantar, los gallos no cantan desde las 4:30 de la mañana indefinidamente".

Más de 140.000 personas han firmado peticiones en los últimos meses en apoyo de Maurice. Bruno Dionis du Séjour, alcalde de la pequeña localidad de Gajac (suroeste), promueve incluso que los ruidos del campo sean clasificados como "patrimonio nacional" francés.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario