Edición Impresa

Tras las huellas de la historia argentina

A pocos minutos de la ciudad de Colón, merece una visita el Palacio San José, que fue la residencia de Justo José de Urquiza, el primer presidente constitucional de la Argentina.

La residencia del primer presidente constitucional del país asombra con su magnificencia y esplendor e impacta por su rica y singular historia. En su estilo arquitectónico predominan claros trazos italianizantes con el criollo argentino derivado del colonial español. Su magnificencia como construcción para la época y el estado de conservación llevaron a que sea declarado Museo Nacional.

Urquiza lo había bautizado Posta San José, pero debido a la exquisitez de su construcción, pronto los vecinos del lugar y los visitantes comenzaron a llamarlo Palacio San José.

Tanta es la grandiosidad de la estructura que sólo la planta principal tiene 38 habitaciones de gran tamaño, dispuestas alrededor de dos hermosos patios. Tiene, además, dependencias de servicio, una capilla, cocheras, una pulpería (almacén de ramos generales), un enorme palomar y hasta un lago artificial donde navegaban veleros ligeros y a la vera del cual se realizaban suntuosas fiestas.

Su frente, enmarcado por dos torres simétricas ubicadas en las esquinas, está adornado con un friso con motivos clásicos y un barandal que en su centro tiene el escudo provincial. Aquél da paso al Patio de Honor, rodeado por una amplia galería con un frente de arcos que se asientan sobre columnas de estilo toscano, en la que se ubicaban las salas de recepción, escritorios, el salón de billar, comedores y los dormitorios para la familia del general y sus ilustres visitantes.

El segundo patio, denominado Patio del Parral, está bordeado por un parral de hierro forjado y es semejante al anterior. En él se encontraban las habitaciones para los visitantes de menor categoría. El interior del palacio estaba decorado con buen gusto y elegancia, con cuadros y murales como los del artista uruguayo Blanes, quien pintó una serie de batallas en las que participó el general.

En sus jardines hay bustos de hombres célebres como Napoleón, Hernán Cortés, Alejandro Magno y Julio César, y esculturas del entrerriano León Sola, quien realizó estudios en Italia solventados por el general Urquiza.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario