Negocios

Tras luz verde a su fusión con Boeing, volaron acciones de Embraer

Ganaron 2,6%, aunque llegaron a trepar hasta 7,7%, luego del anuncio de que se conociera que el presidente Bolsonaro no se opondría a la fusión del fabricante brasileño de aviones con el gigante estadounidense.

Las acciones de Embraer en la Bolsa de Sao Paulo cerraron este viernes con alza de 2,6%, al día siguiente del anuncio de que el presidente Jair Bolsonaro no se opondría a la fusión del fabricante brasileño de aviones con el gigante estadounidense del sector Boeing.

Los títulos ordinarios de Embraer iniciaron la jornada creciendo más de 7,7%, sin embargo en el transcurso de la tarde retrocedieron.

"La valorización de la compañía fue en función del aval del presidente Jair Bolsonaro, su aval es uno de los últimos grandes pasos, sin embargo se trata aún de un proceso bastante complejo, no es una operación ya aprobada", explicó a la AFP Glauco Legat, analista de Necton.

La pérdida del optimismo inicial se debe, a su juicio, al entendimiento de que la transacción es lenta y aún tiene pasos por delante.

Legat descarta que influyese en el retroceso el pronunciamiento de la calificadora S&P, que en la tarde colocó a Embraer (actualmente en BBB) en observación negativa a la espera de cómo transcurra la fusión.

Embraer, tercer fabricante mundial de aviones, fue privatizada en 1994, pero el gobierno brasileño conservó una "acción de oro" ("golden share") que le confiere poder de veto sobre cuestiones estratégicas.

El ultraderechista Bolsonaro, que asumió el 1 de enero, había expresado la semana pasada ciertos temores de que el acuerdo, valorado en 5.260 millones de dólares, perjudicase a la capacidad tecnológica de Brasil. Esas declaraciones provocaron un derrumbe de más de 5% de las acciones del grupo.

Pero el jueves, tras reunirse con sus principales ministros y con representantes de las tres armas, anunció su decisión.

"El presidente fue informado de que fueron evaluados minuciosamente los diversos escenarios y que la propuesta final preserva la soberanía y los intereses nacionales. En ese contexto, no será ejercido el poder de veto (golden share) al negocio", indicó un comunicado del gobierno.

"Quedó claro que la soberanía y los intereses de la nación están preservados. La unión no se opone a la continuidad del proceso", escribió luego Bolsonaro en Twitter.

Aunque el acuerdo fue negociado bajo la administración de Michel Temer, se trata de la primera aplicación de la agenda neoliberal del ministro de Economía Paulo Guedes, basada en medidas de privatización, apertura al capital extranjero y medidas de ajuste para sanear las cuentas y dar empuje al débil crecimiento del país.

Embraer y Boeing indicaron el mismo jueves en un comunicado conjunto que su alianza "posicionará a ambas compañías para acelerar el crecimiento en los mercados globales aeroespaciales" y afirmaron que esperan concluir el proceso de fusión este año.

El consejo de administración de Embraer debe ratificar el acuerdo, que será sometido luego al aval de sus accionistas y de las autoridades de regulación de Brasil y Estados Unidos.

El acuerdo prevé que Boeing asuma el control de las actividades civiles de Embraer por 4.200 millones de dólares, lo cual le permitirá controlar el 80% del capital del nuevo grupo. El 20% restante quedará en manos de la firma brasileña.

Eso permitirá a la compañía estadounidense ofrecer aviones con capacidad de hasta 150 asientos, un mercado en el que no compite.

El negocio de aviones militares y de aviación ejecutiva de Embraer fue excluido del acuerdo.

Ambas empresas formarán además otro grupo para comercializar el carguero KC-390 de Embraer, en el cual la firma brasileña tendrá 51% de capital y Boeing 49%.

Con un volumen de negocios de unos 6.000 millones de dólares y 16.000 empleados, Embraer es una de las joyas industriales de Brasil, con una gama de aviones civiles, militares y de jets de negocios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario