Edición Impresa

Tras muerte de cadete, asumen funcionarios a cargo de Seguridad

Casas pondrá en funciones al secretario del área y al ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. Nueva marcha de protesta.

En medio del escándalo por la muerte de un cadete de la Escuela de Policía de La Rioja, el gobernador peronista Sergio Casas tomará juramento hoy al nuevo secretario de Seguridad, José Manuel de la Fuente, quien reemplazará a Luis Angulo, uno de los despedidos tras el crimen del estudiante.

En la ceremonia -que se desarrollará a la mañana- también asumirá el ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Alejandro Alberto Moriconi. El cargo estaba ocupado de forma interina por el titular de la cartera de Educación, Juan Luna.

Por la tarde, en tanto, se llevará a cabo una nueva marcha en la capital de La Rioja para pedir justicia por los excesos policiales.

La conmoción sigue en la provincia por el fallecimiento de Emanuel Garay tras las torturas en la Escuela de Policía. Mientras avanzan las causas contra las cúpulas policiales, la Fiscalía General haría lugar al pedido de detención -solicitado por la familia de Garay- de seis cadetes de segundo y tercer año que habrían participado del "baile" a los aspirantes a policía.

La Fiscalía General también notificó que está confirmada la brutal exigencia física a la que fueron sometidos los jóvenes y que derivó en 12 cadetes hospitalizados.

A su vez, el padre del cadete fallecido denunció ayer haber sido víctima de "aprietes" para que en el certificado de defunción de su hijo figurara "muerte dudosa".

Roque Garay aseguró que recibió cinco llamados intimidatorios para cambiar los motivos de la muerte de su hijo, según publicó el portal local El Independiente.

Incluso declaró que los médicos del hospital fueron amenazados de ir presos si no firmaban en blanco el certificado de defunción de Emanuel.

"Cinco veces fui apretado para que entregue el documento. Esto no puede ocurrir en tiempos de democracia, no lo vamos a permitir", indicó.

Por otro lado, uno de los cadetes que tuvo que ser trasladado al Sanatorio Allende de Córdoba evidenció una mejora en su estado de salud, aunque le manifestó a su hermana que ya no tiene intenciones de seguir la carrera policial.

La hermana del cadete Luis Oropel se refirió al estado de salud de éste y confirmó "la buena noticia de la reacción de sus riñones".

"Ayer no ha recibido diálisis, así que está su riñón recuperándose y funcionando de manera natural. Gran parte de su riñón está funcionando, aunque continúa en terapia porque hay cosas que tiene que ver el médico", indicó Lucía Gómez, en declaraciones a Cadena 3.

"Fueron más de nueve horas en las que los sometieron a un entrenamiento durísimo sin hidratación. Se produjo rotura de los músculos del cuerpo que entraron a liberar toxinas que se pegaron a sus riñones y paralizaron su funcionamiento", detalló.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario