Opiniones

Trump, Bitcoin, Libra, el dólar y el castillo de naipes

Hace apenas unas horas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desde su cuenta de Twitter se despachó con un par de comentarios críticos sobre Bitcoin, Libra (de Facebook) y sobre el poderío del dólar. La comunidad cripto festejó y como era de esperar se abalanzó con críticas.

Embed

“No soy un fanático de Bitcoin y otras Criptomonedas, que no son dinero, y cuyo valor es altamente volátil y está basado en el aire. Los Criptoactivos no regulados pueden facilitar el comportamiento ilegal, incluido el tráfico de drogas y otras actividades ilegales. Del mismo modo, la ‘moneda virtual’ de Facebook Libra tendrá poca reputación o fiabilidad. Si Facebook y otras compañías desean convertirse en un banco, deben buscar una nueva Carta Bancaria y estar sujetos a todos los Reglamentos Bancarios, al igual que otros bancos, tanto nacionales como internacionales. Sólo tenemos una moneda real en los EEUU, y es más fuerte que nunca, dependible y confiable. Es, con diferencia, la moneda más dominante en todo el mundo, y siempre seguirá siendo así. ¡Se llama el dólar de Estados Unidos!”

Las respuestas de todos los rincones no tardaron en aparecer, destacando por sobre todo que por primera vez en su historia un presidente de Estados Unidos en funciones hable abiertamente sobre Bitcoin, porque no existe tal cosa como mala publicidad y además es una enorme vidriera al mundo para las respuestas de la comunidad.

Obviamente se destacan los comentarios donde es el dólar americano la principal herramienta utilizada para el tráfico de drogas y otras actividades en el mundo, no sólo en su formato físico, sino inclusive mediante bancos, como los casos condenados del HSBC con los carteles mexicanos, o el mismo JP Morgan que hace dos días se supo rentó su barco para que se transporten al menos 1,2 toneladas de drogas.

También los que destacan que cometer actos ilegales dentro de una base de datos 100% abierta, trazable y transparente como es la blockchain de Bitcoin es la peor idea que pueden tener quienes intentan no dejar rastro alguno de sus acciones. O que el FBI puede dar cuenta de los muchos casos donde justamente se basaron en la existencia de la Blockchain para ayudar a dar con los delincuentes.

Otros destacan que todo el dinero está basado en el aire es decir en la confianza, y Estados Unidos no es ajeno donde su deuda no sólo es la más grande del mundo sino que su ratio de deuda sobre el PBI es más del 100% siendo inclusive mayor al de Argentina.

Sobre la confianza quizás los comentarios más interesante son los que diferencian confiar en la leyes de las personas y gobiernos versus confiar en las Leyes de la Matemática y la Estadística que sustentan la emisión del Bitcoin. Sobre la volatilidad, cabe destacar que el dinero tradicional generalmente mantiene su valor por derecho, coherción y manipulación monetaria, mientras que en el Bitcoin su valor es por libre mercado, y que su apreciación ha sido exponencial a pesar de su libertad de poder valer cero.

Por cierto, también están los mensajes más conceptuales como que “una sociedad sin efectivo y sin cryptomonedas es una sociedad orweliana y sin real libertad”.

Entonces de qué se trata realmente todo esto…

EEUU y las criptomonedas

Estados Unidos está realmente preocupado y patalea como un niño caprichoso. Le preocupa su moneda y le preocupa su economía. Los indicadores que marcaron el comienzo de recesiones de antaño se encuentran hoy al rojo vivo, y sus guerras comerciales no aportan buenos augurios. Esta crisis de confianza en su economía que afecta su moneda se suma a dos nuevos flancos, el de una reserva de valor que no pueden controlar como el Bitcoin y que se esfuerzan en ensuciar, y otra como empresaria conceptualmente más dócil como la de Facebook pero que con más de 2.000 millones de potenciales usuarios e independencia geográfica puede ser todo un desafío.

Aunque los legisladores hayan pedido a Facebook un cese en el desarrollo de Libra, para poder analizar el marco regulatorio y sus aspectos técnicos con la excusa de proteger al ciudadano y asegurar su privacidad, la verdad es que no actúan hasta que se ven afectados directamente. No lo hicieron cuando a todas luces Facebook y otras plataformas violaban los derechos de los ciudadanos hasta el caso de Cambridge Analytics, ni se preocupan por que los bancos compartan información privada de sus clientes con empresas como Veraz y entre ellos, para beneficio propio.

En definitiva entienden quizás que el castillo de naipes se les desmorona, pero es una oportunidad para comprender que “ni el poder ni el valor se tiene, sino que se conceden” y que esa concesión depende de la gente que hoy tiene nuevas herramientas para elegir.

(*) Presidente de la ONG Bitcoin Argentina y Co-fundador Alianza Blockchain Iberoamérica

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario