Mundo

Trump escala en la guerra comercial con China y le impone nuevos aranceles

Denunció que la concesión del Gobierno de Xi Jinping para mayores compras de productos agrícolas norteamericanos no se está verificando. Pese a la tensión, las partes seguirán negociando.

Washington - A pesar de las promesas de Pekín de comprar más productos agrícolas estadounidenses, lo que aparecía distender algo la guerra comercial en curso, el presidente Donald Trump anunció ayer la imposición de aranceles del 10% a 300.000 millones de importaciones chinas a partir del 1 de septiembre, configurando, en los hechos, en una nueva escalada que volvió a impactar en los mercados.

Aunque más tarde abrió la puerta a un posible desmonte de la estructura de aranceles punitivos que construyó en los últimos meses, también advirtió que podría llevarlos más allá de un 25%.

Hasta el momento, Washington había elevado fuertemente los aranceles a productos chinos por un valor de 200.000 millones de dólares y Pekín había tomado represalias que intensificaron la disputa.

A pesar de la renovada agresividad de sus declaraciones, el mandatario norteamericano precisó que las negociaciones comerciales, que fueron retomadas esta semana en Shanghái, seguirán adelante.

“Esperamos continuar con nuestro diálogo positivo con China para un acuerdo comercial cabal y sentir que el futuro entre nuestros dos países será muy brillante”, dijo Trump.

En una serie de mensajes en Twitter, aseguró que China “había accedido a comprar productos agrícolas de Estados Unidos en gran cantidad, pero no lo hizo”.

“Adicionalmente, mi amigo el presidente Xi (Jinping) dijo que iba a detener la venta de fentanilo a Estados Unidos. ¡Esto nunca ocurrió, los estadounidenses siguen muriendo!”, dijo Trump en referencia al ingreso al país de ese opioide sintético.

El anuncio de los nuevos aranceles cayó como un balde de agua fría sobre los mercados internacionales.

En Wall Street, el índice industrial Dow Jones cayó 1,05%, mientras que el S&P 500 lo hizo en 0,9% y el tecnológico Nasdaq en 0,79%.

En tanto, el dólar subió en los mercados emergentes a pesar de la decisión de la Reserva Federal de recortar la tasa de interés de por primera vez en 11 años.

Asimismo, el petróleo se desplomaba más del 7% en Nueva York, cotizando a 54,44 dólares por barril.

Trump afirma que China ha utilizado su modelo de economía planificada desde el Estado para perjudicar a Estados Unidos, subsidiando la producción y robando propiedad intelectual. Sin embargo, los expertos dicen que la guerra comercial ha dañado al sector manufacturero en todo el mundo y que ha afectado la confianza de las empresas, lo que plantea una amenaza para la economía mundial en un momento complicado.

Las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos fueron retomadas esta semana en Shanghái y ambas partes informaron que los diálogos habían sido “productivos” para intentar poner fin a una guerra comercial desatada hace un poco más de un año por el presidente estadounidense para forzar a China a negociar mejores condiciones de acceso de los productos estadounidenses.

Según el calendario de las conversaciones, está previsto un nuevo ciclo de contactos el mes próximo en Washington.

Contradiciendo las aseveraciones de Trump, el régimen chino afirmó ayer haber comprado estas últimas semanas más productos agrícolas estadounidenses.

Desde el 19 de julio, las empresas chinas privadas y estatales contactaron a proveedores estadounidenses para discutir la compra de una variedad de productos agrícolas, y algunos pedidos ya se efectuaron, indicó Gao Feng, portavoz del ministerio chino de Comercio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora