Mundo

Trump, peor: arrestan a dos socios de su abogado por la operación contra Biden

Junto a Rudolph Giuliani, trabajaron en Ucrania para obtener datos sobre su rival demócrata. Formalmente los cargos son por financiación ilegal. Los fiscales sospechan que el dinero donado para la reelección del presidente de EE.UU. fue usado en la campaña contra el exvicepresidente de Obama. El 51% de los estadounidenses apoya ahora una destitución del magnate.

Washington - Los dolores de cabeza para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por su presión al gobierno ucraniano para que investigue a Joe Biden siguen acumulándose con la detención en Washington de dos hombres que aportaron fondos a su campaña de reelección y que fueron usados por su abogado, Rudolph Giuliani, en sus esfuerzos contra el exvicepresidente demócrata.

Lev Parnas y Igor Fruman, nacidos en la URSS pero nacionalizados estadounidenses y que viven en Florida, fueron arrestados el miércoles por violar leyes financieras de campaña luego de que fiscales de Nueva York presentaran cargos y comparecieron ayer ante el tribunal en Virginia, informó hoy el diario The Wall Street Journal.

Los dos hombres donaron 325.000 dólares a un comité de recaudación de fondos pro-Trump y enfrentan cargos penales, detalló el diario. Fueron arrestados en el aeropuerto de Dulles, en las afueras de Washington, cuando se aprestaban a dejar el país.

El abogado de Trump, Rudy Giuliani, identificó a Parnas y Fruman como sus clientes y estuvieron involucrados en sus esfuerzos por lograr que Ucrania investigue a Biden y a su hijo, Hunter Biden, que fue parte del directorio de una compañía de gas ucraniana. De acuerdo a los investigadores, las donaciones fueron empleadas como recursos en la investigación contra el exvicepresidente de la administración Barack Obama y favorito entre los demócratas para los comicios de 2020.

Las presiones del presidente Trump a su par ucraniano, Volodimir Zelenski, para que entregue a Giuliani información sobre las actividades de los Biden en el país europeo le valieron el inicio de un proceso de juicio político en la Cámara de Representantes, de mayoría opositora.

El mes pasado, la Cámara envió cartas a Parnas y Fruman pidiéndoles sus testimonios y documentos relacionados con sus acciones para ayudar a Giuliani.

“Un creciente historial público indica que el presidente, su agente Rudy Giuliani y otros parecen haber presionado al gobierno ucraniano para que prosiga dos investigaciones motivadas políticamente”, escribieron los presidentes del comité investigador.

De acuerdo a las prensa estadounidense, Parnas tenía que comparecer hoy y Fruman mañana, aunque se descontaba de antemano que ninguno lo iba a hacer de forma voluntaria.

De acuerdo a The Wall Street Journal, los dos detenidos en sociedad con el abogado personal de Trump lograron que se apartara de su puesto a la embajadora estadounidense en Moscú. Giuliani utilizó ese espacio abierto para presionar directamente a los fiscales ucranianos por datos que perjudiquen a Biden.

Cabe recordar que en la conversación telefónica de Trump con Zelenski, el republicano le pide a su par ucraniano que colabore con el exalcalde de Nueva York.

El mandatario, en el centro de las críticas de sus correligionarios por Siria, reanudó ayer su campaña de reelección con un acto en Minneápolis, Minessota, en un estado que siempre votó a los demócratas pero donde casi destronó a Hillary Clinton en 2016.

Trump eligió el enfrentamiento, negándose a cooperar con el Congreso y abriendo un periodo de gran incertidumbre que debería poner a prueba las instituciones estadounidenses.

Pero la estrategia no necesariamente le está dando buenos resultados: una encuesta de Fox News el miércoles por la noche mostró que el 51% de los estadounidenses se inclina a la destitución del presidente, un salto de nueve puntos en comparación con julio.

Y esta cifra está aumentando en todo el espectro político: entre los demócratas (85% contra 74% en julio), entre los independientes (39% contra 36% en julio) y entre los republicanos (13% contra 8% en julio).

¿Puede la Casa Blanca frustrar el impeachment?

El desafío abierto de la Casa Blanca a la investigación de juicio político puso el proceso en crisis, con los leales y adversarios de Donald Trump luchando por abrirse camino en la batalla por la presidencia estadounidense fijada para 2020.

¿Los demócratas lograrán obtener documentos y testimonios de testigos clave como diplomáticos estadounidenses, cuyos mensajes de texto muestran que ayudaron a coordinar los esfuerzos de Trump para presionar a Ucrania?¿Puede Trump bloquear la supervisión del Congreso?

Los procedimientos de juicio político se llevaron a cabo solamente tres veces en 243 años de historia de Estados Unidos.

Los expresidentes Andrew Johnson y Bill Clinton fueron acusados por la Cámara de Representantes, pero sobrevivieron a juicios del Senado, mientras que Richard Nixon renunció en 1974 ante la amenaza de un impeachment.

La crisis actual “es un enfrentamiento histórico”, dijo Chris Edelson, experto en gobierno de la American University. “Ciertamente es la primera vez” que el juicio se centra en acusaciones de presionar a un líder extranjero para que interfiera en las elecciones estadounidenses, afirmó.

Varias comisiones de la Cámara están recopilando información como parte de la investigación, y si bien fueron bloqueadas varias veces, la presidente del cuerpo, Nancy Pelosi, dijo que hay un “creciente cuerpo de evidencia” que muestra que Trump abusó de su cargo. Y esperan avanzar hacia el juicio político este mismo año.

Pero la administración Trump ya se está preparando para una guerra en tribunales. Los abogados del Departamento de Justicia citaron el caso del juicio político a Nixon y dijeron que los tribunales no deberían haber entregado datos del gran jurado de Watergate al Congreso. Nixon acudió a la Corte Suprema en su intento fallido de evitar la liberación de cintas, por lo que existe la posibilidad de que el máximo tribunal se vea arrastrado a la pelea en torno a este impeachment.

Los demócratas analizan si participar en una batalla judicial prolongada o agregar el alegato de obstrucción a los artículos del juicio político y simplemente accionarlo.

“Los esfuerzos de tres años y aún en curso para obtener acceso a las declaraciones de impuestos federales sobre los ingresos del presidente ilustran perfectamente cuán efectivo” puede ser un equipo legal de la Casa Blanca para detener procedimientos judiciales, escribió días atrás el académico constitucional de la Facultad de Derecho de Harvard, Laurence Tribe, en el periódico USA Today.

La crisis se desarrolla apenas meses antes de las primeras votaciones en el proceso de primarias demócratas, que comienzan en febrero en Iowa, y la pregunta del millón es: ¿quieren los votantes que el impeachment domine la carrera presidencial?

Aproximadamente la mitad de los votantes aprueba la investigación, según encuestas recientes.

Pero los demócratas podrían también dudar acerca de buscar la destitución de por cualquier otro medio que no sean las elecciones, si el proceso se retrasa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario