Mundo

Trump, peor: lo acusan ahora de haber ocultado el diálogo del escándalo con el líder de Ucrania

Un explosivo informe de inteligencia aumenta las sospechas. Los demócratas tienen votos suficientes en la Cámara Baja a favor de la realización del juicio político, pero los números aún no les dan en el Senado.

Washington.- El presidente Donald Trump solicitó la “injerencia” de Ucrania para influir en las elecciones estadounidenses de 2020 en una llamada con su homólogo ucraniano y la Casa Blanca luego intentó esconder el contenido de esa conversación, aseguró un denunciante en un explosivo documento difundido este jueves. El mismo amplía el espectro de posibles delitos imputables al mandatario en el marco del procedimiento de juicio político puesto en marcha por los demócratas del Congreso.

En un tuit escrito en mayúsculas (lo que en las redes sociales equivale a gritar), Trump llamó a los republicanos a “pelear duro”. El futuro de “nuestro país está en juego”, añadió el mandatario, que volvió a denunciar “la mayor caza de brujas de la historia de Estados Unidos”.

En el origen del escándalo está una llamada telefónica del 25 de julio entre Trump y Volodímir Zelenski, en la que el mandatario estadounidense le pidió a su par ucraniano investigar al exvicepresidente Joe Biden, uno de los favoritos a las primarias demócratas para 2020 y a un hijo de este.

La conversación suscitó la preocupación de un misterioso denunciante, miembro de los servicios de inteligencia, quien había transmitido a inicios de agosto una advertencia sobre el tenor de esa solicitud.

El presidente “está usando el poder de su cargo para solicitar la injerencia de un país extranjero en la elección estadounidense de 2020”, escribió el denunciante en un informe publicado este jueves tras una pulseada entre el Congreso y el Poder Ejecutivo.

En los días siguientes, “altos funcionarios de la Casa Blanca intervinieron para ‘bloquear’ todos los archivos vinculados con la llamada”, especialmente ordenando que se conservaran en un “sistema electrónico distinto” al habitual.

Esas acciones implican, a juicio del denunciante, que el entorno del presidente “entendía la gravedad de lo que transcurrió en la llamada”.

El autor de la denuncia, que es considerada “creíble” por el inspector general de los servicios de inteligencia, precisa que no presenció la conversación, pero que tuvo intercambios con más de media docena de funcionarios “muy perturbados” por esa llamada.

Interrogado este jueves por primera vez en el Congreso en torno al escándalo, el director de inteligencia nacional (DNI), Joseph Maguire, quien había bloqueado la transmisión de la denuncia, declaró desconocer la identidad del informante.

La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, acusó este jueves a la Casa Blanca de “encubrimiento” por presuntamente haber intentado esconder el registro de la llamada con Zelenski.

Activados por la polémica llamada, los demócratas lanzaron el martes una investigación parlamentaria formal contra Trump, primera etapa del procedimiento de impeachment.

En la discusión telefónica, la asimetría de la relación es evidente -Ucrania es un receptor de ayuda militar de Estados Unidos, algo clave e su actual puja territorial con Rusia-, pero Trump no llega a lanzar una amenaza concreta para condicionar a su homólogo.

Estados Unidos “ha sido muy bueno con Ucrania” sin que eso haya sido “necesariamente retribuido”, subraya Trump, antes de evocar a Joe Biden y los asuntos en Ucrania de su hijo Hunter. “Muchas personas quieren saber sobre eso, así que si podés mirar eso...”, dice el estadounidense a Zelenski.

Los demócratas, que tienen mayoría en la Cámara baja, evalúan desde hace tiempo la posibilidad de un juicio político contra Trump, que se ha visto envuelto en varios escándalos, aunque parece poco probable, al menos por momento, que el Senado vote su destitución.

Datos que comprometen a Trump

  • La identidad del autor del informe contra Donald Trump solo lo conoce el inspector general de los servicios de inteligencia. El denunciante asegura en su informe que recibió la información de más de media docena de funcionarios.
  • Según The New York Times, este “fue designado para trabajar en la Casa Blanca”, pero desde el controvertido incidente regresó a la CIA, a la que pertenece.
  • El agente también explicó que se enteró por fuentes gubernamentales que el nuevo Gobierno ucraniano había recibido el mensaje de que la relación entre los dos presidentes dependería de la voluntad de Volodímir Zelenski de “jugar el juego”, en referencia a la ayuda militar estadounidense a Ucrania. En julio, Trump ordenó personalmente la suspensión de esta ayuda, escribe el denunciante.
  • La Casa Blanca está acusada de haber registrado la transcripción de la llamada telefónica en un servidor reservado para contenido clasificado o confidencial. Ese servidor es utilizado por el Consejo de Seguridad Nacional para, por ejemplo, resguardar operaciones de inteligencia. Por lo general, estos apuntes de conversaciones se colocan en un servidor que permite que el resto de la administración y los secretarios los consulten.
  • En el apéndice del informe de nyueve páginas, el denunciante agrega que “según los funcionarios de la Casa Blanca con los que hablé, no fue la primera vez bajo esta administración que una transcripción presidencial fue colocada en este sistema con el único fin de proteger la información políticamente sensible y no sensible desde el punto de vista de la seguridad nacional”.
  • Las motivaciones del informe del denunciante constan en el segundo párrafo: “Como parte de mis funciones oficiales, varios funcionarios del gobierno estadounidense me informaron que el presidente de Estados Unidos está usando el poder de su cargo para solicitar la injerencia de un país extranjero en la elección estadounidense de 2020”.
  • Así, el 25 de julio, después de algunas banalidades, Trump “utilizó el resto de la llamada para promover sus intereses personales”, en este caso: investigar en Ucrania a su rival político Joe Biden (candidato a la nominación demócrata para las elecciones presidenciales de 2020) y su hijo Hunter; investigar el origen ucraniano de los cargos sobre la interferencia rusa en la campaña presidencial de Estados Unidos de 2016; instar a los ucranianos a reunirse con “dos personas explícitamente designadas por el presidente como sus emisarios personales” sobre estos temas, como el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, y el fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr.
  • El denunciante finalmente rastrea los viajes y declaraciones de Giuliani como “emisario” de Trump. Informa sobre una reunión de Giuliani en Madrid el 2 de agosto con un asesor del presidente ucraniano, Andriy Yermak.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario