Mundo

Trump pone en alerta al mundo: sugirió que no habrá acuerdo comercial con China

El presidente de EE.UU. marcó su reelección como línea roja para alcanzarlo. "Si no, será mucho más duro o no habrá ninguno", advirtió.

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó ayer a China cuando sus representantes estaban llegando a Shanghái para reanudar las negociaciones comerciales entre ambos países.

“Mi equipo está negociando ahora con ellos, pero ellos siempre cambian el acuerdo al final para su beneficio”, escribió Trump en Twitter. “China lo está haciendo muy mal, su peor año de los últimos 27, en el que se suponía que comenzarían a comprar nuestros productos agrícolas, no hay señales de que lo estén haciendo”, agregó.

El presidente estadounidense advirtió ayer a China que no espere al término de su primer período en el cargo para cerrar un pacto comercial, y dijo que si es reelecto en los comicios de noviembre de 2020 Pekín no conseguirá ningún acuerdo o tendrá uno peor.

“El problema con que ellos esperen ... es que si y cuando yo gane, el acuerdo que tendrán será mucho más duro del que estamos negociando ahora ..., o no habrá ningún pacto”, escribió mientras las delegaciones de ambos países se reunían en Shanghái después de tres meses de interrupción para retomar las negociaciones e intentar poner fin a la guerra comercial. Pero con pocas posibilidades de llegar a un acuerdo, según las dos potencias.

Las negociaciones son las primeras directas desde el fracaso de mayo, cuando Trump acusó a Pekín de incumplir sus compromisos.

La parte estadounidense estuvo encabezada por el representante de Comercio, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Signo de la desconfianza entre ambas naciones, el ministro chino de Comercio, Zhong Shan, considerado de línea dura, podría tener un papel más importante en las negociaciones junto al viceprimer ministro Liu He, cercano al presidente Xi Jinping.

China y Estados Unidos están inmersos desde el año pasado en un conflicto comercial que provocó la imposición recíproca de aranceles por un valor de más de 360.000 millones de dólares de intercambios anuales.

La rivalidad se extendió al dominio tecnológico, con la decisión de Estados Unidos el mes pasado de incluir a Huawei en la lista de compañías vetadas por razones de seguridad.

Las negociaciones llegan en un contexto complejo para China, con las manifestaciones recurrentes en Hong Kong y la hostilidad de Estados Unidos.

Trump denunció también el estatuto de país en desarrollo del que goza China dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y que le permite no cumplir ciertas obligaciones y mantener protegidos algunos sectores de su economía. Las autoridades chinas respondieron criticando “la arrogancia y el egoísmo” de Washington.

La agencia oficial de prensa Xinhua admitió ayer en un comentario que las relaciones entre Pekín y Washington eran “tensas”. Mientras que el influyente periódico en inglés China Daily aconsejó a la administración Trump “renunciar a su táctica de presión máxima” que considera “ineficaz contra China”.

Pese a estas dificultades, la reanudación de las negociaciones es un paso positivo después de la tregua en la guerra comercial que acordaron en junio Trump y Xi en la cumbre del G-20 en Japón.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario