Economía

Trump presiona a México y Canadá: "Si hay acuerdo sobre el NAFTA, no habrá aranceles"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este martes que México y Canadá quedarán excluidos de los aranceles al acero y al alumunio que ha anunciado si la renegociación en marcha del Nafta llega a buen término.

"Si somos capaces de llegar a un acuerdo con Canadá y México sobre Nafta, no habrá razón para los aranceles (con ellos)", manifestó en una rueda de prensa en la Casa Blanca junto al primer ministro de Suecia, Stefan Löfven.

Horas antes había sido su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien había expresado esa idea durante una audiencia en el Congreso, en la que además intentó rebajar la tensión creada por Trump con el tema de los aranceles.

"No estamos buscando entrar en una guerra comercial. Estamos intentado asegurar que las compañías estadounidenses puedan competir de manera justa en el mundo", indicó en la Cámara de Representantes.

Sus palabras llegaban después de que Trump tuiteara el viernes pasado que "las guerras comerciales son buenas". El mandatario volvió hablar de la misma manera en la rueda de prensa: "Las guerras comerciales no son tan malas", dijo.

El mandatario pretende imponer un arancel del 25 por ciento a todo el acero importado y del 10 por ciento al aluminio. Canadá es el primer proveedor de acero a Estados Unidos y México es el cuarto.

Este último advirtió esta jornada a través de su ministro de Economía, Ildefonso Guajardo, de que puede tomar represalias si Trump llega a imponerle esos aranceles. "Tenemos capacidad para responder", dijo en una entrevista en Televisa, en la que apuntó a las exportaciones estadounidenses "donde hay más sensibilidad política".

La lista de bienes exportados por Estados Unidos a México que podrían ser gravados se "analiza internamente" y no se hará pública hasta que se oficialice la decisión anunciada por Trump, señaló.

Guajardo ya dijo el lunes que la imposición de aranceles no es la forma correcta de incentivar las negociaciones del Nafta, cuya séptima ronda renegociadora se cerró ese mismo día en la capital mexicana. "Cuando le pegas a tus socios comerciales, te pegas tú solo en el pie", manifestó hoy.

Canadá, a través de su ministra de Exteriores, Chrystia Freeland, consideró "inaceptable" la imposición de aranceles y también dijo el lunes en Ciudad de México que su país tomará las medidas necesarias en caso de verse afectado.

Entretanto hoy se supo que Trump volvió a quejarse ante el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, del déficit comercial estadounidense con sus dos socios en Nafta en la conversación telefónica que mantuvieron ambos el lunes.

"El presidente Trump destacó su compromiso con un acuerdo sobre Nafta que sea justo para los tres países, apuntando que el acuerdo actual deja a los Estados Unidos con un déficit comercial", indicó este martes la Casa Blanca en un comunicado.

Su enfoque de esa conversación es distinto al del Gobierno canadiense, que la víspera manifestó que los dos mandatarios habían "saludado" el progreso en la renegociación del Nafta (también llamado TLCAN, por sus siglas en español).

El Gobierno canadiense también indicó que Trudeau expresó a Trump "seria preocupación" por el anuncio del incremento de aranceles al acero y al aluminio.

El Nafta es el mayor acuerdo comercial del mundo. Entró en vigor en 1994 y desde entonces ha multiplicado por cuatro el intercambio comercial entre los tres socios, hasta los 1,1 billones de dólares.

Su renegociación fue una imposición de Trump a México y Canadá bajo la amenaza de retirar si no a Estados Unidos de un tratado que considera "el peor acuerdo firmado jamás" por su país. Se queja sobre todo del déficit comercial, que es de 71.000 millones de dólares con México y de 17.000 millones de dólares con Canadá.

Renunció el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca y asesor comercial de Trump

El director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Gary Cohn, anunció su renuncia al cargo, en medio del debate que se generó en el entorno de Trump sobre las sanciones y barreras arancelarias.

Las agencias EFE y DPA informaron, al citar medios estadounidenses, que Cohn comunicó su renuncia mediante una nota en la que destacó el "honor" de haber servido a su país en "promulgar políticas económicas favorables al crecimiento para beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma fiscal histórica".

Medios locales atribuyeron la renuncia, que se efectivizará en las próximas semanas, a desacuerdos sobre políticas comerciales, en particular al reciente anuncio del presidente Trump sobre las importaciones de acero y aluminio, medida con la cual la prensa local asegura que estaba en desacuerdo.

"Ha sido un honor servir a mi país y promulgar políticas económicas favorables al crecimiento para beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma fiscal histórica. Estoy agradecido con el presidente por darme esta oportunidad y le deseo a él y a la administración una gran éxito en el futuro", dijo el reconocido banquero de Wall Street.

El mandatario estadounidense, por su parte, agradeció al asesor por su trabajo mediante un comunicado difundido durante la jornada a la prensa

"Gary ha sido mi principal asesor económico e hizo un excelente trabajo al impulsar nuestra agenda, ayudando a realizar recortes tributarios históricos y desatando la economía estadounidense una vez más. Es un talento único y le agradezco su dedicado servicio al pueblo estadounidense", dijo Trump en el escrito.

El anuncio se da en el contexto de un debate sobre los aranceles sobre acero y aluminio que quiere imponer Trump y que podrían afectar duramente a Canadá y México, que son -respectivamente- el primero y cuarto proveedores de acero de Estados Unidos, así como también a Brasil y la Argentina, los mayores productores regionales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario