Edición Impresa

Trump puso en un brete a López Obrador al hablar de cláusulas secretas del pacto migratorio

El canciller Marcelo Ebrard debió salir a aclarar que "en el informe que rendimos está todo lo que se habló". Pero las dudas quedaron flotando.

Washington- “¡La mayor parte del acuerdo con México no ha sido revelada!”, escribió Donald Trump en su cuenta de Twitter, poniendo en un aprieto al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que ayer tuvo que recoger el guante y desmentir al mandatario estadounidense. Fue el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien aseguró que no existe un pacto secreto con Estados Unidos y que “jamás” sería aceptada la presencia de ninguna fuerza armada de ese país, después de que el republicano deslizara que aún no se revelaron todos los compromisos migratorios.

“En el informe que rendimos ayer (por el martes) está todo lo que se habló reunión por reunión (con la contraparte estadounidense). Fuera de lo que hablamos en ese informe no hay nada, todo lo que hablamos o nos comprometimos está ahí escrito”, aseguró en conferencia conjunta con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Ebrard dijo que el informe fue enviado al Senado y que fue el mismo que presentó al presidente mexicano.

La resolución migratoria bilateral alcanzada la semana pasada fue producto de amenazas de Donald Trump de imponer a productos mexicanos aranceles crecientes que llegarían al 25% si México no detenía la ola de indocumentados que llegan a Estados Unidos pasando por territorio mexicano.

Para lograrlo, México se comprometió a desplegar a 6.000 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera con Guatemala e impulsará el desarrollo de Centroamérica. Con ese fin, México creó una comisión especial en la que participa un comandante del Ejército mexicano y el encargado de las cárceles para cumplir con el acuerdo. Pero “jamás aceptaríamos la presencia de ninguna fuerza armada de Estados Unidos en nuestro territorio, jamás, además está en contra de la Constitución”, enfatizó el canciller.

Ebrard había dicho el lunes que en su reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, sus interlocutores insistieron en el sistema del tercer país seguro o primer país de asilo, y que México propuso dar un plazo para ver si el despliegue de su Guardia Nacional en frontera sur disminuía la migración irregular.

“En lugar de aceptar un acuerdo de ‘tercer país seguro’, propuesto por Estados Unidos, o el inicio de una guerra comercial, logramos un periodo de 45 días para demostrar la eficacia de las medidas que se adoptarían”, dijo el canciller.

Un acuerdo de tercer país seguro -que México ha rechazado hasta ahora- significaría que migrantes que lleguen a territorio mexicano tendrían que pedir asilo en ese país y no en Estados Unidos.

Ebrard aseguró que el plazo de 45 días también permitirá que la diplomacia mexicana se prepare “lo mejor posible” para afrontar una nueva negociación en caso de que fracasen las medidas para aminorar la migración ilegal. El diplomático se excusó de dar detalles sobre cuáles serían las propuestas de México en dicho escenario pues no sería “prudente”.

Pero eso no es todo. El martes, luego de su publicación en Twitter, Trump fue abordado por periodistas en la Casa Blanca. A modo de broma, extrajo de su saco un papel y dijo que era el documento firmado con México. Las fotografías del documento revelaron que México parece haberse comprometido a tomar medidas más fuertes si Washington no queda satisfecho con los resultados de los primeros pasos prometidos. Si, pasados 45 días, el gobierno de Estados Unidos “determina a su discreción” que los resultados no son suficientes, señala el texto, “el Gobierno de México tomará todos los pasos necesarios bajo sus leyes para hacer cumplir el acuerdo”. No quedaba claro qué medidas específicas tendría que tomar el gobierno mexicano.

Agencias AFP y Reuters

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario