Mundo

Trump reconoció anexión israelí sobre los Altos del Golán y genero rechazó

El mandatario de EEUU brindó un fuerte espaldarazo al premier de Israel Benjamín Netanyahu. "Esto debería haberse hecho hace muchas décadas", dijo. La comunidad internacional considera dicho territorio, ocupado por fuerzas israelíes desde hace 52 años, como perteneciente a Siria.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dio este lunes marcha atrás con más de medio siglo de política de su país en Medio Oriente y firmó una proclama que reconoce la soberanía israelí de los territorios sirios de los Altos del Golán, al recibir en la Casa Blanca al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

La firma de la proclama cumple con una sorpresiva promesa que Trump había hecho la semana pasada por Twitter y concede a Netanyahu otra gran victoria diplomática justo antes de las elecciones en Israel, en las que el premier busca una complicada reelección mientras lidia con varias acusaciones de corrupción.

El Presidente dijo que era tiempo de que su país diera este paso luego de 52 años de control israelí de la estratégica meseta ubicada en su frontera con Siria, que Israel capturó en una guerra en 1967 y luego se anexionó sin lograr nunca ningún reconocimiento internacional.

Estados Unidos se convierte así en el primer país en reconocer la anexión de los Altos del Golán, que para el resto de la comunidad internacional, incluyendo a Argentina, es un territorio sirio bajo ocupación israelí.

Trump dijo que su decisión ayudará a reforzar la capacidad de Israel de defenderse de las amenazas regionales en caso de que se alcance un acuerdo de paz amplio árabe israelí, informó la cadena CNN.

Siria denunció un "ataque flagrante" a su soberanía y dijo que la medida representaba "el mayor nivel posible de desprecio de la legalidad internacional" y demostraba que Washington es el "mayor enemigo" de los árabes.

Rusia, el principal aliado de Siria, advirtió que la proclama desatará una "nueva ola" de tensiones en Medio Oriente.

La ONU, el Reino Unido y Francia ya han dicho que un reconocimiento de Trump no cambiará su postura de que los Altos del Golán son un territorio "bajo ocupación israelí".

Netanyahu no ahorró elogios hacia Trump, a quien comparó con el ex presidente estadounidense Harry S Truman, quien reconoció a Israel, e incluso con el rey persa Ciro el Grande, quien liberó a los judíos de su cautiverio en Babilonia.

"Israel nunca ha tenido un mejor amigo que usted", dijo Netanyahu a Trump. "Este es un día verdaderamente histórico", agregó.

"Esto debería haberse hecho hace muchas décadas", dijo Trump al rubricar la proclamación presidencial.

"Los actos agresivos de Irán y de grupos terroristas, incluido Hezbollah, en el sur de Siria convierten a los Altos del Golán en una plataforma potencial para lanzar ataques a Israel", escribió Trump en su decreto.

La medida entra en conflicto con la resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, que después de la guerra de 1967 instó a Israel a retirarse de los territorios ocupados en ese conflicto, incluido el Golán, situado en la frontera entre Siria, el Líbano, Israel y Jordania.

Además, podría erosionar la credibilidad del argumento de Estados Unidos de que Rusia se anexionó ilegalmente la península ucraniana de Crimea en 2014, dado que Israel hizo lo mismo en 1981 con el Golán ante el rechazo generalizado de la comunidad internacional.

Cuál es la importancia de los Altos del Golán

Los Altos del Golán, cuya soberanía se disputan Siria e Israel, es un lugar estratégico para ambos.

Este lunes, la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer la soberanía israelí sobre el lugar lo devolvió al primer plano.

Ese altiplano, rico en recursos hídricos, domina la región histórica de Galilea y el lago de Tiberíades, en el lado controlado por Israel, y alberga una carretera hacia Damasco, en el lado sirio.

El 9 de junio de 1967, el ejército israelí conquistó esta meseta desde donde el ejército sirio bombardeaba las posiciones israelíes situadas más abajo. Las fuerzas israelíes tomaron una zona adicional de unos 510 km2 durante la guerra de octubre de 1973, pero la restituyó en 1974, junto con una pequeña parte de los territorios ocupados en 1967.

El acuerdo de 1974 dio lugar a la creación de una zona desmilitarizada en los Altos del Golán. Desde entonces, la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS) se encarga de controlar la aplicación de ese acuerdo.

Israel se anexionó en 1981 cerca de 1.200 km2 de la meseta, que se extiende también en las fronteras de Líbano y Jordania, una acción que nunca reconoció la comunidad internacional.

Durante las guerras de 1967 y 1973, unas 150.000 personas, la mayoría de los habitantes sirios del Golán, huyeron del lugar. Hoy en día sólo quedan cerca de 18.000 drusos, que en su gran mayoría se niegan a adquirir documentos de identidad israelíes.

Desde 1967, casi 20.000 colonos israelíes se instalaron en la región, donde están repartidos en 33 asentamientos, sobre todo de carácter agrícola.

El interés de Israel y de Siria por los Altos del Golán también es consecuencia de las importantes fuentes hídricas de la zona, entre ellas el río Banias, que alimenta el Jordán. Y el Hasbani, que nace en Líbano, cruza la meseta antes de desembocar en el Jordán, al igual que el río Dan.

La cuestión del agua fue, a mediados de los años 1960, una de las principales causas del contencioso israelo-sirio, que dio origen a la guerra de junio de 1967. Damasco acusó entonces a Israel de haber desviado los afluentes del Jordán.

Las negociaciones que Israel y Siria entablaron en los años 1990 nunca lograron superar el obstáculo de los Altos del Golán, cuya restitución total hasta orillas del lago de Tiberíades reclama Damasco.

El diario israelí Yediot Aharonot informó en octubre de 2012 que las nuevas negociaciones en 2011 duraron poco tiempo, debido al inicio de la guerra en Siria.

El conflicto sirio agravó la situación desde su comienzo. El 15 de mayo y el 5 de junio, aniversarios de la creación de Israel y de la guerra de 1967, el ejército israelí abrió fuego contra refugiados palestinos y sirios que intentaban franquear la línea de alto el fuego, causando unos 30 muertos, según la ONU.

El Golán fue desde entonces escenario de intensos combates entre los rebeldes y el régimen sirios. Cascos azules de la ONU fueron objeto de ataques, como los 45 fiyianos secuestrados por el Frente Al Nusra, rama siria del grupo yihadista Al Qaida, antes de ser liberados en 2014.

Los disparos de mortero procedentes de Siria se han vuelto frecuentes en el altiplano, aunque pocas veces causan víctimas mortales. Israel responde a cada uno de los tiros sirios, ya sean deliberados o fruto de un error.

En enero de 2015, en un ataque contra el movimiento chiita libanés Hezbolá, Israel mató a varios militares iraníes, incluido un general.

A mediados de marzo de 2019, Israel acusó a Hezbolá de establecer en secreto, en el Golán sirio pero cerca de la zona de control israelí, una red militar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario