Mundo

Trump se cura en salud y minimiza el riesgo de juicio político por tratar de perjudicar a Biden

El presidente estadounidense admitió que habló con su par ucraniano sobre corrupción. Según reportes, lo condicionó para investigar a su posible rival en las elecciones de 2020 a cambio de ayuda económica.

Naciones Unidas - El presidente estadounidense, Donald Trump, restó importancia ayer a la potencial apertura en el Congreso de un proceso de destitución tras acusaciones de que trató de presionar al líder de Ucrania para que investigara a su posible rival electoral para 2020 Joe Biden.

Cuando se le preguntó qué tan en serio se está tomando la amenaza de un “impeachment”, Trump dijo: “No del todo”.

El mandatario reconoció el domingo que habló el 25 de julio por teléfono con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, sobre el precandidato presidencial demócrata y su hijo.

Los diarios The Wall Street Journal y The New York Times publicaron el viernes que Trump le pidió repetidamente al líder ucraniano durante la conversación que investigue la participación del hijo de Biden, Hunter, en una compañía de energía ucraniana.

También le solicitó a Zelenskiy que trabaje con su abogado personal, Rudy Giuliani, quien viene instando a funcionarios ucranianos a investigar a Joe Biden y su familia, de acuerdo a los reportes periodísticos. De acuerdo a CNN, amenazó a su par ucraniano con suspender temporalmente la ayuda militar estadounidense para Ucrania, un país al que Washington presta un vital apoyo en su enfrentamiento de décadas con Rusia.

Al llegar ayer a la sede de Naciones Unidas para asistir a la Asamblea General del organismo, Trump dijo a periodistas: “Tuvimos una excelente conversación telefónica con el presidente de Ucrania. Todos lo saben. Es solo una cacería de brujas demócrata”.

Sobre la retención de la ayuda, admitió que no quería dar dinero al gobierno de ese país si había corrupción, en comentarios que generaron aún más sospechas de que haya abusado de su cargo para presionar a Zelenski a investigar a Biden.

“Es muy importante hablar de la corrupción, ¿por qué debería dar dinero a un país que crees que es corrupto?”, dijo.

El magnate republicano no proporcionó evidencia de que las acusaciones tuvieran motivaciones políticas. Los reportes de los medios sobre la llamada telefónica provienen de un informe clasificado de la comunidad de inteligencia estadounidense.

El diálogo entre ambos presidentes provocó una batalla política entre los demócratas y los republicanos por el exvicepresidente Biden, uno de los principales candidatos de la oposición para enfrentarse a Trump en las elecciones presidenciales de 2020.

El líder de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer, pidió ayer por carta al líder republicano de la cámara, Mitch McConnell, investigar el asunto.

“Ante este grave aviso y ante los esfuerzos de la administración Trump por encubrirla, el Senado que lideran los republicanos se ha mantenido en silencio y sumiso, rehuyendo la obligación constitucional de supervisión de esta institución”, escribió.

La oposición está muy molesta con el hecho de que el presidente haya buscado ayuda electoral en el exterior, especialmente después de que el fiscal especial Robert Mueller concluyó que Rusia intentó beneficiar al republicano durante la campaña electoral en 2016 a través del uso de propaganda generalizada.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario