Política

UCR porteña perdió, pero pone 8 diputados

El radicalismo porteño transita hacia un estado de evaporación que sin embargo no parece lastimar aún al ex candidato Facundo Suárez Lastra ni al titular del Comité Capital, Jesús Rodríguez.

Por ahora los radicales mascullan datos y esperan, casi en paz, el próximo plenario partidario (se realizará el primer lunes de noviembre), que amenaza más con la indiferencia que con transformarse en un campo de batalla. Después de la soledad que padeció el ex intendente tras el 2% de votos en la Capital Federal, muchos sectores internos de la UCR capitalina avanzan con cuentas diversas. Primero, algunos grupos intentaron arrastrar militantes para ir a reclamar a las autoridades partidarias y candidatos, producto de una interna que encontró renovados a Enrique Nosiglia, Rafael Pascual y J. Rodríguez. Hasta se habló de tomar las instalaciones del Comité Capital, pero con el correr de las horas la mayoría está optando por la deserción.

Los números les dicen que hay 8 legisladores radicales que ingresarán a la Cámara porteña el diez de diciembre,
de los cuales ninguno fue en la boleta de la UCR. Se repartieron entre las listas de Mauricio Macri, Elisa Carrió y el propio oficialista Frente para la Victoria, pero la UCR se quedó sin votos ni banca.

«¿Cómo puede ser que en Lugano, Facundito tuvo menos votos que los de los afiliados cuando fue la interna?»,
interrogan algunos militantes con desconfianza hacia aquella elección partidaria que consagró a Rodríguez titular del partido. Sumaban así, en distintas tertulias, otros datos para amargar. Por ejemplo, que Suárez Lastra sacó menos votos que Nito Artaza en 2003 y que Cristian Caram, a quien conocían pocos.

«Si fuéramos peronistas ya estaríamos pensando en un interbloque»,
se resignaban radicales que participaron en el armado de la campaña electoral de «Facundito».

Ese razonamiento se sustentaba en la siguiente lista de legisladores porteños que ingresarán a sus bancas el próximo 10 de diciembre:

• La radical
Ivana Centanaro, titular del Registro Civil de la Capital Federal, obtuvo su banca con la lista del Frente para la Victoria, de la mano de la senadora Vilma Ibarra y como parte de los radicales que se quedaron con Aníbal Ibarra a pesar de los mandatos partidarios (renegados hoy por muchos afiliados tras el fracaso).

Elisa Carrió no se privó de nada. Encabezó la lista con Enrique Olivera, a quien los caciques de la UCR porteña le negaron su apoyo para postularse. Olivera ingresó a la lista del ARI a una ex funcionaria de su gestión en la ciudad, Teresa Anchorena. Además, detrás de Anchorena ingresan Alejandro Rabinovich (ex titular de la Juventud Radical) y Guillermo Smith, sin contar al hijo de un tradicional dirigente de la UCR, Facundo Di Filippo, que también obtuvo una banca con el ARI.

Macri tampoco despreció presencia. El PRO llevó en la lista e ingresarán a una banca a Oscar Zago y Marcelo Meis, a pesar de que la radical macrista (ahora ex) Florencia Polimeli abandonó, antes de la elección, a Macri por desentendimientos en la construcción de las listas. Polimeli se amparará en el bloque UCR, que tiene como único integrante a Roberto «Gallego» Vázquez, beneficiado por el bolillero, que le otorgó el cargo desde 2003 a 2007.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario