Política

Último tramo del "sí se puede" arrancó ayer en Rosario

Mauricio Macri encabezó ayer en la provincia de Santa Fe otra marcha del “sí se puede”, en su tramo final, para concluir mañana en la provincia de Córdoba como última chance para sumar votos en la elección del domingo.

“No podemos permitirnos el error de las PASO, tenemos que contar los votos”, insistió desde allí el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Angel Pichetto, quien abrió el acto ante la espera de la llegada del candidato a presidente. El senador dijo que “el esfuerzo está hecho y en la etapa que viene el presidente va a sacar la Argentina adelante”.

Los seguidores colmaron las escalinatas del Parque España, junto al río, ayer en la ciudad de Rosario donde habló Macri.

El Presidente, quien también esta vez estuvo acompañado por su esposa Juliana Awada, sostuvo que su gestión demostró que el país puede “tener una política social sin clientelismo, devolviéndole la libertad y respetando a la gente”, y también destacó que es posible “gobernar sin la necesidad de meter el miedo y los odios de por medio, sino marcando un rumbo hacia el futuro”.

Macri, más duro contra el kirchnerismo, insistió además con que “no se puede aceptar” que “los mismos que han destruido la Argentina, ahora con el dedito levantado nos digan que ellos son los que saben” .

“No nos vamos a quedar callados mirando cómo nos roban el futuro. Sabemos que quieren que nos quedemos callados con el dedito y la soberbia. Somos muchos, somos una mayoría que durante años nos quedamos callados y hasta con miedo, mirando de lejos a la política. Nos equivocamos porque dejamos sin querer un espacio vacío para que se crean dueños y digan: vamos por todo. Y fueron por todo”, arremetió Macri.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario