Economía

Un arranque a toda máquina en la Bolsa

Tres ruedas no son nada para empezar a sacar conclusiones, pero luego del pésimo 2018, el 6,64% (o 7,97% en dólares libres) que sumó el Merval en lo poco que va del 2019 tiene entusiasmado a más de uno. Después de todo se trata en moneda dura de la “mejor” salida anual desde 2004 y la tercera desde 1990 (cuando la Cartera Teórica comenzó a estimarse diariamente), aunque en moneda local la cosa es algo más acotada, siendo este el mejor inicio desde 2017 y noveno de la serie.

En 1942 (ver Sidney B. Wachtel) comenzó a popularizarse la idea que en Bolsa “así como va enero va el año” y que los primeros días del mes eran los más determinantes. Dejemos de lado la certeza o no del adagio, la algarabía local tiene entonces algún sustento “teórico” y, si vemos que el sentido de la variación de las tres primeras ruedas de enero ha coincido históricamente en el 62% de los casos con el signo final del año (59% si medimos los valores en dólares), también práctico. No lo suficiente como para jugarse la cabeza –esta correspondencia para el S&P500 se acera al 70%-, pero tal vez si para “poner algunas fichas”, al menos por parte de los más arriesgados (quien arrancando con u$s1.000 en 1990 hubiera aguardado a las primeras 72 horas del calendario bursátil para comprar Merval cuando estas hubieran sido ganadores vendiendo en la última rueda, hoy tendría u$s2090 –y quien hubiera comprado cuando fueron perdedoras, u$s1765).

Pero estar transitando un arranque de año que aunque no es anormal, presenta algunos visos de exuberancia, no dice nada sobre la naturaleza del proceso. Para esto se necesita el contexto.

Según índices MSCI -los más referenciados a nivel global-, la estrella indiscutible en esta largada anual es Brasil con una suba accionaria de 8,84%, le sigue Colombia con 5,44% y en tercer lugar Argentina con 5%, y pisándole los talones Austria y Noruega. Con México en el puesto 12, Chile en el 14 y Perú en el 17 (sobre 79 países), es claro que estamos viendo un posicionamiento de los inversores en la toma de riesgo latino y en particular el brasileño, más que una preferencia exclusiva por los papeles locales (que podrían ser vistos como un “proxi” a los del país vecino). Pero, mientras las pérdidas del año pasado de Brasil (-3.9%) y Colombia (-13.93%) estuvieron por debajo de la media de todos los países (-14.32%), lo que sugiere un proceso de toma de posiciones de mediano o largo plazo, la plaza doméstica fue la que más retrocedió (-51.7%), lo que no permite descartar por ahora la idea de un “rebote”, en el que acompañe Austria (-29% en 2018, 4.95% en 2019), Grecia (-38%; 4.06%) y Panamá (-40%; 4.34%).

Como siempre, el tiempo develara la naturaleza de lo que pasa en la plaza local. Mientras tanto: cuidado (en todo sentido).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario