Economía

Un cepo diferente

Nuestro mercado es básicamente sano y no está sustentado en la base de créditos para su crecimiento.

Ya estamos transitando los días posteriores a las PASO y todas las reuniones se extienden unos 30/40 minutos por la charla previa de política económica. Nuevamente el temblor; nuevamente las dudas y los temores; nuevamente la plancha; nuevamente la búsqueda de oportunidades.

Sumamos experiencias de las crisis anteriores para enfrentar esta y nos preparamos para las venideras. ¿Y por qué no? ¿Acaso no es siempre igual? Vamos a distanciarnos del mercado residencial para opinar únicamente del rubro comercial corporativo del negocio del Real Estate.

Nuestro mercado es básicamente sano y no está sustentado en la base de créditos para su crecimiento. De todas maneras, diferenciamos a quienes ya están dentro del mercado con sus activos en marcha, es decir edificios u oficinas ya rentadas o no y quienes están ingresando como desarrollistas e inversores en proyectos.

Para quienes ya conforman parte del stock de mercado de oficinas, entendemos que el primer paso será el de afrontar el llamado de los locatarios para conversar acerca de la situación de mercado debido únicamente al efecto devaluatorio de la moneda. Aclaramos que dentro del mercado corporativo, la mayoría de los contratos de locación están suscriptos en dólares estadounidenses y el pago es al tipo de cambio vendedor y por ella razón el monto de la factura de alquiler de septiembre será significativamente superior a la de agosto. Estos comentarios no aplican para aquellos que hayan suscripto los contratos en pesos quienes seguirán por otra vía de actualización.

El mercado corporativo soportó bien la devaluación a $45 y esperamos que se comporte de la misma manera a $60. Soportar bien no significa que se mantengan los valores en dólares pero sí que cualquier acomodamiento del nuevo valor locativo sea acotado y temporal.

Nos encontramos desde hace un tiempo involucrados en un proceso gradual y manejando expectativas de las dos partes activas en esto, locadores y locatarios, que no genera ninguna desesperación.

¿Cuáles son las preocupaciones de los propietarios hoy?

a- Posible baja del valor locativo en Usd

b- Posible pérdida de locatarios

c- Enfrentar períodos de vacancia sin ingresos

d- Enfrentar el pago de los costos de mantenimiento durante el lapso de vacancia.

e- Posible baja de la rentabilidad en u$s sobre la base de valor estimado del inmueble.

¿Cuáles son las preocupaciones de los locatarios?

a- Afrontar un mayor pago del contrato de locación en pesos para quienes facturan en esa moneda y no aumenten en la misma proporción su facturación.

b- Afrontar una posible relocalización en caso de reducción de espacio o costos.

En principio, las preocupaciones de un locador parecen ser mayores a las de un locatario. Recordemos que la salida de un locatario es muy sencilla si decidiera no afrontar el aumento, la ley le permite rescindir en cualquier momento un contrato de locación con una muy baja penalidad. Por otro lado, hay que saber que los costos de relocalización los tendrá que cubrir de todas maneras y el impacto en el personal al momento de afrontar una mudanza por reducción de espacio o de categoría de edificio puede afectar la imagen y productividad de la empresa.

*El autor es Socio de GM2 Real Estate

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario