Edición Impresa

Un ciclo reunirá al cine que censuró el Ente en los 70

La oficina creada por Onganía en 1968, y sostenida por los sucesivos gobiernos militares y el peronismo, fue disuelta en 1983 por el gobierno de Raúl Alfonsín. Durante su existencia prohibió y/o mutiló 727 películas.

El Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina iniciarán este jueves “El Ente: sexo prohibido”, extenso ciclo que se llevará a cabo hasta el lunes 1° de abril en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín. A 50 años de la creación del Ente de Calificación Cinematográfica (Ley 18.019, firmada el 24 de diciembre de 1968 en el gobierno del general Juan Carlos Onganía), el ciclo propone una revisión de algunos de los films censurados en Argentina por su contenido sexual.

En periodo en que operó este decreto-ley, que modificaba otras normas vigentes desde 1963, fueron mutiladas o lisa y llanamente prohibidos numerosos filmes de cineastas de renombre internacional, que recién pudieron conocerse 15 años después. Aunque ya había abundantes casos de censura previa, el Ente de Calificación fue creado en enero de 1969. Desde su instauración y hasta fines de 1983, prohibió y/o mutiló 727 largometrajes y promovió la autocensura tanto en cineastas argentinos como en distribuidoras.

Los más famosos directores del Ente fueron Ramiro de la Fuente, que asumió su cargo después de haber ejercido previamente la censura desde otras reparticiones (fue el enemigo público número uno del cine de Ingmar Bergman, por caso) y, mucho peor aun, Miguel Paulino Tato, quien trabajaba como crítico de cine con el seudónimo de “Néstor” y bajo cuyas tijeras cayó una enorme parte de la producción cinematográfica de los años 70 y principios de los 80. Tato llegó al Ente en el gobierno de Isabel Martínez de Perón, en plena actividad de las tres A de López Rega, y fue uno de los pocos funcionarios al que ratificó la dictadura en su cargo. En el breve interregno del gobierno de Cámpora, en 1973, el Ente fue dirigido por el cineasta Octavio Getino, quien autorizó películas como el “El Decamerón” de Pasolini y “Último tango en París” de Bertolucci (que sólo llegó a estar 13 días en cartel, y que le valió a Getino un proceso judicial).

cine
"Persona", de Bergman,
"Persona", de Bergman,

Getino renunció al Ente el 22 de noviembre de 1973, según él porque ya había expirado el término de los 90 días para el que había sido designado (y no por el proceso que le iniciaron a raíz del affaire “Ultimo tango”, ni por los vientos nuevos que soplaban en el país después del fin del camporismo). Ese día se designó a Manuel A. Padilla. El 1 de enero de 1974, los cines que iban a estrenar “Jesucristo Superstar” fueron atacados con sendas bombas, y la distribuidora estadounidense CIC, que presentaba el material de Universal Pictures, levanta el estreno.

El 11 de enero, Perón sacó al Ente de la órbita del Ministerio de Educación, de donde había dependido desde su creación en 1968, y lo puso en el área de la Secretaría de Prensa y Difusión de la Presidencia. Designó, en reemplazo de Padilla, a Horacio E. Bordó, que era subsecretario de Prensa. Un mes después de la muerte de Perón, el 3 de agosto de 1974, Isabelita designó a Tato, con quien se inicia la historia más cruda de la censura en el país. A fines de 1983, con el triunfo de Raúl Alfonsín, se designa al frente del Ente, con el fin de liquidarlo para siempre, al periodista Jorge Miguel Couselo, con quien se termina la censura.

El ciclo se abre con “Persona” (1966), de Ingmar Bergman, con Bibi Andersson y Liv Ullmann (como se dijo antes, el director más combatido por Ramiro de la Fuente), sigue el 15 con “Teorema” (1968), de Pier Paolo Pasolini, con Silvana Mangano y Terence Stamp (que se estrenó, pero con tantos cortes que hacían dificultosa su comprensión); el 16, “Performance” (1970), de Nicolas Roeg y Donald Cammell, con James Fox, y Mick Jagger. El 17 se verá “Los demonios” (1971), de Ken Russell, con Oliver Reed y Vanessa Redgrave según el relato de Aldous Huxley (estrenada durante la gestión de Getino, y luego vuelta a prohibir); el 18 “Más allá del valle de las muñecas” (1970), de Russ Meyer.

El 19 se repondrá “Fuego” (1968-1971), de Armando Bó, con Isabel Sarli, en versión restaurada por Fundación Gotika con el Barbican Centre de Londres, previa proyección de fragmentos censurados a “Macunaíma” (1969), de Joaquim Pedro de Andrade

cine
"Cruising", con Al Pacino, que se estrenó en 1981 pero con 20 minutos de cortes.
"Cruising", con Al Pacino, que se estrenó en 1981 pero con 20 minutos de cortes.

El ciclo continuará el 20 con la mencionada “El Decameron” (1971), de Pier Paolo Pasolini; el 21 “Soy curiosa amarillo” (1967), de Vilgot Sjöman, solo a las 16 y 21; el 22, “Portero de noche” (1974), de Liliana Cavani, con Dirk Bogarde (la directora italiana fue otra “vedette” de la censura), y el 23 “Sweet Movie” (1974), de Dusan Makavejev

El 24 se verá “Saló o los 120 días de Sodoma” (1975), de Pier Paolo Pasolini (que no se estrenó nunca comercialmente, y sólo fue vista en funciones especiales y cineclubes); el 26, “Vicios privados y públicas virtudes” (1976), de Miklós Jancsó (director que visitó el país durante la llamada “primavera cultural alfonsinista”, y que asistió al tardío estreno), el 27; “Preparen los pañuelos” (1978), de Bertrand Blier (otro elegido por Tato); el 28, “Fellini Satiricón” (1969), de Federico Fellini (estrenada en los meses de Getino) (a las 14, 18 y 21); el 29, y “Naranja mecánica” (1971), de Stanley Kubrick, que recién se vio en 1983. Para finalizar están programadas, el 30, “Último tango en París” (1972), de Bernardo Bertolucci, con Marlon Brando y Maria Schneider; el 31, “La gran comilona” (1973), de Marco Ferreri, con Marcello Mastroianni (a las 14.18 y 21) y el 1 de abril “Cruising” (1980), de William Friedkin, con Al Pacino, Paul Sorvino y Karen Allen, que sí se estrenó pero con más de 20 minutos de cortes. “Cruising” tuvo el extraño privilegio de ser repudiada tanto por los censores como por la comunidad homosexual, que siempre rechazó la imagen que se daba de ella en el film. Y algunos otros de estos títulos, en verdad, chocarían hoy con la sensibilidad pública, que ya no acepta las cosas que se aceptaban y que se querían ver en los 70.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario