Edición Impresa

Un éxito vegano en el país de la carne

¿Cómo hacer para competir con una oferta gastronómica 100% de origen vegetal en Argentina, un país tan amante de la carne? Estilo Veggie es un espacio consciente que encontró esa respuesta.

Con la llegada de internet y sobre todo de los portales y redes sociales que permiten compartir videos, se han subido millones de imágenes que muestran el maltrato que suelen sufrir los animales destinados al consumo humano. Muchos, horrorizados por ello, o bien por otras razones vinculadas a la salud y al medioambiente, se volcaron de lleno hacia el veganismo; y es un hecho que los movimientos en contra de la crueldad contra los animales (cruelty free) y las personas que deciden basar su dieta y su vestimenta sólo con productos de origen vegetal crece día a día en todo el mundo.

El creador de Estilo Veggie es Lucas Marion. “Organizamos jornadas de adopción de mascotas, actividades solidarias, múltiples talleres y hemos ambientado y decorado el local con productos reciclados y amigables con el medioambiente. Predicamos una filosofía de vida distinta y por eso no nos pensamos solamente como un lugar que sirve comida vegana, sino como un espacio integrador, armonioso y dinámico hecho para el bienestar de todos”, destaca Lucas.

Variado, casero y vegano

Uno de los objetivos de Estilo Veggie, ubicado en Fitz Roy al 1900, es erradicar el prejuicio que indica que lo vegano es insípido o directamente feo: “Nuestras hamburguesas con portobellos, garbanzos, porotos negros; el chorizo de soja; el lomito de seitán o también las opciones mas healthy como ensaladas, wraps o u opciones RAW son sencillamente imperdibles, y recibimos a diario grupos de amigos que vienen por curiosidad y se sorprenden por lo sabrosos que son nuestros platos”, cuenta Marion, y aporta un dato curioso: “Más del 60% de nuestros clientes no son veganos, sino que se animan a probarnos como algo distinto y terminan viniendo de modo regular”.

Con respecto a la filosofía del lugar, aclara que “no pretendemos convencer de nada a quienes comen productos de origen animal, sino que simplemente nos presentamos como una opción amigable con el entorno, desterrando el mito según el cual se vive sólo de ensaladas o milanesas de soja si se es vegano”.

En definitiva, en este local ambientado con cajones, pallets y estantes hechos con cosas que estaban para tirar y que ellos convirtieron en mesas, sillas y adornos, se creó un espacio consciente que además cuenta con una terraza ideal para comer o tomar algo al aire libre, y en el cual cualquiera -vegano o no- puede disfrutar de comida casera, rica, saludable y 100% de origen vegetal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario