Edición Impresa

Un fin de semana difícil: comercios sin precios o con fuertes aumentos

• TRAS LA ESCALADA DEL DÓLAR HUBO GRANDES REMARCACIONES
Las cadenas de electrodomésticos y supermercados se vieron desbordados de gente que buscó llegar antes que las subas; para muchos fue tarde.

Luego de la turbulencia que sufrió el mercado, con un dólar que sólo la semana pasada subió más de un 20% y llegó el jueves a $40, los aumentos ya se trasladaron a todos los productos, sobre todo a los artículos para el hogar, de tecnología y alimentos. Una de las principales cadenas de electrodomésticos del barrio porteño de Boedo sorprendió a sus clientes con aumentos que promediaron el 20% en apenas 24 horas. Mientras que en algunos supermercados suspendieron las ofertas anunciadas para septiembre y ya estaban trabajando en nuevos descuentos.

La cadena Rodo es sólo uno de los ejemplos. El viernes, los artefactos de cocina valían en promedio un 20% menos que el sábado. Por ejemplo, un cliente fue a comprar un producto que vio a través de la página de internet a última hora del viernes. Cuando llegó al local, el sábado por la tarde, el valor había aumentado un 16% y la mayoría de los productos no contaban con los precios actuales. "Arrancamos los carteles porque desde el jueves que está aumentando todo y no llegamos a actualizarlos y sólo generaban confusión", explicó uno de los vendedores.



Otro cliente en la misma cadena denunció que "el lavarropas subió 35% en un día". La mayoría de los compradores, antes de definir la compra, analizan los productos a través de la página de internet. Y del jueves al sábado, día en que se llena el local, los valores aumentaron considerablemente. "Ante la escalada del dólar hay que poner precios nuevos, porque a la hora de reponerlos si no la ganancia es inexistente", justificaba el vendedor ante los clientes, que en la mayoría de los casos se iban con las manos vacías. "Todavía los televisores no subieron sus precios, pero seguro ocurrirá a lo largo de esta semana", sostuvo el vendedor que alentaba a comprar este producto.

En una cadena de supermercados, septiembre también llegó con aumentos. En varias sucursales quitaron los afiches de ofertas para el jueves, viernes, sábado y domingo. Mientras que en otros pegaron carteles sobre los precios anunciando que había subas. Una clienta denunció que en un local de Garín, retrasaron la apertura el día sábado y lo justificaron con una inscripción en la puerta en donde decían que se estaba "realizando actualización de precios".



Pero, a pesar de las remarcaciones los supermercados se vieron desbordados de gente este último fin de semana. Por un lado, muchos ya habían cobrado el sueldo, por lo que contaban con flujo de dinero, además ante el miedo de que los aumentos se agudicen a lo largo del mes buscaron stockearse de productos. En los mayoristas de zona norte se vieron largas colas de clientes, una imagen que no era habitué hace meses.

Mientras que, en la calle Alberdi, en el barrio de Floresta, cuna de materiales para la construcción, el sábado se vio repleto de gente. Muchos de los que están en refacción buscaron comprar los materiales previendo aumentos, lo cierto es que en la mayoría de los casos llegaron tarde. Las principales casas no contaban con los precios o, lo que es peor, los tenían tachados. Además, un clásico: el stock de los materiales era escaso. "No podemos congelar el precio hasta que nos entre mercadería y seguro a lo largo de estas semanas aumentarán las cosas", indicó un vendedor de una de los principales comercios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario