Edición Impresa

"Un profesional en Ciencias Económicas le tiene que mostrar el futuro al empresario"

“El profesional en Ciencias Económicas está revalorizado y se va a revalorizar más, porque ya no es más llevar la contabilidad, no es la técnica, pues eso está suplantado por lo que se llama la inteligencia artificial, el EBay, negocios inteligentes”.

Afirma José Luis Serpa, candidato por el oficialismo a la próxima elección de renovación de autoridades del Consejo Profesional en Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En charla con Ámbito Financiero, destacó la importancia de que los profesionales en ciencias económicas se encuentren inmersos en la cuarta revolución industrial que los sacará del arquetipo que se tiene de ellos porque actualmente “se privilegia más en una empresa al profesional que pueda llevar adelante un análisis de datos y a través de ello buscar una solución, y no al ejecutor”.

Además de adelantar sus propuestas también anticipa que se está en gestación una Central de Información Financiera donde convergerán los balances de todas las empresas, que será público y que esto generará que los balances para su legalización pasarán una sola vez por la entidad que procura presidir.

A continuación, las preguntas más salientes de la entrevista, cuya versión íntegra puede verse en ámbito.com.

Periodista: ¿Cómo ve al contador en el contexto actual?

José Luis Serpa: Al contador se le presenta una profesión con grandes desafíos. La revolución tecnológica que se está llamando la cuarta revolución industrial, que es la revolución tecnológica y la revolución del conocimiento, hacen cambiar el foco de nuestra profesión. En algunas profesiones llegó antes, en otras después, pero la tecnología realmente ha revolucionado el hacer, ver y analizar las cosas. Es uno de los puntos de la plataforma para nuestra futura gestión, nuestra profesión 4.0, que dentro de poco vamos a tener que llamarla 5.0, pues el futuro es hoy. El Consejo profesional está preparado para dar todas las herramientas de apoyo al profesional.

P.: ¿De qué modo se inserta el conocimiento personal?

J.L.S.: A manera de ejemplo, antes se veía al contador como la persona que llevaba la contabilidad, el debe y el haber. Esto ha cambiado, hoy el profesional en Ciencias Económicas está revalorizado y con esto que estamos hablando se va a revalorizar más, porque ya no es más llevar la contabilidad, no es la técnica pues eso está suplantado por lo que se llama la inteligencia artificial, el EBay negocios inteligentes.

P.: ¿Cómo se unen, entonces, tecnología y conocimiento?

J.L.S.: El profesional que antes tenía que hacer un asiento para llevar la contabilidad, después lo hizo a través de un software y de una máquina, pero en definitiva él lo estaba ejecutando. Hoy no lo tiene que hacer directamente, lo hace el sistema. Hoy hay un hecho económico y ese hecho económico, a través de un software, hace que se actualicen distintas bases de datos, entre otras, la contabilidad. Actualmente se privilegia más en una empresa al profesional que pueda llevar adelante un análisis de datos y a través de ello buscar una solución, y no al ejecutor, ni que hablar del tema de impuestos.

P.: Si se facilita tanto y la inteligencia artificial interpreta, ¿no desplaza al contador, o éste asumirá otra función?

J.L.S.: No. Por eso yo hablo de jerarquizar la profesión y esta es una gran oportunidad para hacerlo. El profesional en ciencias económicas no es que se desplaza y se va a quedar sin trabajo, insisto, yo lo veo como una gran oportunidad de negocio, dedicarse más al análisis que a la ejecución. Hoy el profesional en ciencias económicas le tiene que mostrar el futuro al empresario para que tome decisiones para ser aplicadas dentro de dos minutos.

P.: En esta línea, entremos al área tributaria.

J.L.S.: En términos tributarios al profesional que se dedicaba a liquidar los impuestos también le cambia el foco del ejercicio profesional porque en la actualidad, la AFIP ya está en condiciones de liquidarle el impuesto a la mayoría de los contribuyentes porque utiliza base de datos relacionadas y acá estamos hablando del manejo de datos, de Bigdata, etc., etc., que hacen que la AFIP tenga tanta información del contribuyente que ya está en condiciones de mandarle la declaración jurada para que el contribuyente o su contador lo único que tengan que hacer es verificar que no falte o que no sobre nada y después aprieta un botón y la dd.jj. viaja. Viajan las ideas, no viajan los papeles.

P.: Su postulación como presidente del Consejo es una continuidad de la línea actual. ¿Cuáles serían las innovaciones, qué nuevo aporte? ¿Cuál es su propuesta?

J.L.S.: El Consejo, que es considerado una de las instituciones más importantes del país, eso se logró gracias a dirigencias anteriores que tuvieron su foco mirando hacia el futuro. Esto es un principio básico junto con una gestión transparente y de rendición de cuentas, que fue lo que caracterizó siempre a la Lista Azul, esto no tiene que cambiar, lo que sí cambian son los tiempos. Nuestra gestión se basará en estar al día con toda la nueva tecnología para estar al lado del profesional ayudándolo a llevar adelante estos cambios que son profundos. En términos de relación con los organismos oficiales nosotros por naturaleza debemos tener permanente relación con organismos que continuamente están sacando normas que tienen que ver directamente con nuestros profesionales. Los organismos oficiales también nos están cargando cada vez más responsabilidades a los profesionales.

P.: Entre los profesionales existe un marcado descontento.

J.L.S.: Hay un descontento generalizado con respecto a la reglamentación o a las resoluciones de la AFIP en cuanto a plazos, en cuanto a aplicativos, sabemos, comprendemos, estamos con los profesionales, con los matriculados que se ven atosigados por esta lluvia de resoluciones y de plazos a los que no se llega y de aplicativos que no funcionan y si bien el Consejo Profesional ha presentado oportunamente sus observaciones a la AFIP, a veces esa misma burocracia que tienen los organismos públicos retarda la soluciones. Creemos que la AFIP en su momento nos dará las respuestas que esperamos.

P.: Una de las quejas son los costos para certificar firmas.

J.L.S.: Estamos viendo los aranceles y tratar de que sea un arancel justo. Los 24 Consejos del país se manejan de forma autónoma, cada uno tiene su escala de aranceles, y diría que estamos en una franja media, no somos los más altos ni los más bajos, creemos que es un arancel justo en este momento. Se ha cambiado la forma de cobrar las certificaciones de firma, antes era una escala simple ahora es una escala que permite legalizar hasta 10 copias; antes se cobraba por copia. Creemos que es un cantidad suficiente y después un valor mucho menor de las 10 copias para adelante.

P.: ¿A qué se debió ese cambio?

J.L.S.: Se hizo pensando en un futuro no muy lejano. Hay un proyecto que está en marcha por parte de la Secretaría de Modernización, que es la creación de la Central de Información Financiera, que no es más que una entidad autónoma donde la Federación de Consejos está participando de este proyecto como parte integrante y se prevé que para el año 2020 se empiecen a cargar los primeros balances. A esta Central de Información Financiera van a ir a parar los balances de todas las empresas del país en forma escalonada. Primero van a ser las grandes empresas, luego las medianas y después las pequeñas hasta el año 2023. El proyecto busca formar una gran base de datos con los balances de todas las empresas.

P.: ¿Es de carácter público? ¿Se pueden ver los balances?

J.L.S.: Sí, va a ser una base de datos de acceso público donde podrá acceder no solamente cualquier usuario, sino los organismos oficiales, con lo cual volviendo al tema de las certificaciones, el balance va a pasar un sola vez por el Consejo que lo va a mandar a esa Central de Información y esa Central va a ser el proveedor de los balances para cualquier tipo de usuario. Además, la ventaja que tiene es que se va a convertir en un reservorio de datos muy importante para tratar las políticas públicas, pues los organismos van a tener datos consolidados de la actividad a nivel país, agrupados no solamente por actividad, sino por zonas geográficas, por cantidad de mano de obra ocupada, es decir, una gran cantidad de datos que va a permitir el “imput” necesario para poder tomar políticas públicas más acertadas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario