Deportes

Un recuerdo poco feliz: Brasil regresa al Mineirao, donde sufrió la peor derrota de su historia

Brasil afrontará una vez más a sus propios fantasmas cuando el martes enfrente a la Selección argentina en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, por las semifinales de la Copa América, y es que en ese mismo escenario recibió el histórico 7 a 1 que le propinó Alemania en el Mundial 2014.

Ese partido de junio de hace cinco años fue en el estadio donde hace las veces de local Cruzeiro, y también se dio en semifinales, algo que ante el cruce con Argentina retrotrae imágenes que muy pocas veces el fútbol otorga.

brasil7.jpg

Aquella noche todo Brasil se paralizó porque estaba a las puertas de volver a una final de un Mundial, que se disputaría en Río de Janeiro, y de esa manera buscaban enterrar el recordado "Maracanazo" de 1950 ante Uruguay, en el 2-1 con el gol de Alcides Ghiggia.

Sin embargo, todo fue una noche negra y oscura para el equipo que conducía Felipe Scolari, ya que en apenas media hora de juego el equipo germano ganaba 5 a 0, con los goles de Thomas Müller, Miroslav Klose, Toni Kroos (2) y Sami Khedira.

En el segundo tiempo el equipo que dirigía Joachim Low aumentó con dos tantos de André Schurrer, mientras que la "Verdeamarelha" descontó por medio de Oscar, cuando el marcador estaba 7-0.

El partido tomó una trascendencia histórica. Brasil ese día no alistó a Neymar, dado que había sufrido una lesión en el duelo con Colombia en cuartos de final: el crack surgido del Santos tampoco estará el martes ante Argentina, ya que antes de iniciarse la Copa América sufrió una lesión en un partido amistoso contra Qatar.

En la noche del Mineirao todo fue estupor, llanto y desconsuelo para la "torcida" brasileña, que vio esfumarse su ilusión de campeón, título que finalmente se llevó Alemania al ganarle a Argentina 1-0 con el recordado gol de Mario Goetze en el tiempo suplementario.

"Todo Brasil quería enterrar definitivamente el Maracanazo, pero esa noche se tornó oscura"

Esta vez el equipo de Tite deberá afrontar un nuevo fantasma, el de superar una semifinal en Belo Horizonte por un torneo internacional del que es anfitrión, pero enfrente estará Argentina, el clásico sudamericano.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario