Economía

Un renovador de 81 años

A sus 81 años, Rubén Martos es subsecretario de Servicios y consejero de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y lleva treinta participando en la entidad, donde ocupó diversas posiciones. La clave para el éxito de toda organización, reitera una y otra vez, es el recambio generacional.

Proveniente del sector comercial, era dueño de una casa de repuestos en su Córdoba natal y su primera actividad gremial tuvo lugar en 1975, cuando ingresó como vocal en la Cámara de Repuestos del Automotor, donde con el tiempo llegó a ser elegido tres veces presidente.

Ese fue el trampolín para su designación como representante en la Federación de Comercio provincial, organización con 60 sedes y amplia presencia en las distintas localidades, de la que fue titular durante una década hasta que, fiel a sus principios, decidió que era hora de dar paso a los nuevos dirigentes. Entonces inició “una renovación por decisión personal” que lo llevó a retirarse de forma definitiva hace dos años. “A mí la fuerza me la dio la institución y la institución es la que tiene que hacerse fuerte. Una persona, como fue el caso de Cornide, no puede perpetuarse 20 años al mando de una institución”, agregó.

Martos reivindica el rol de cada uno de los 90 consejeros en las asambleas de CAME: “La importancia de pertenecer a la entidad está dada por las experiencias que se cuentan. Cuando estás sentado en la mesa tenés que pensar que detrás están todos los que te eligieron para que estés ahí, representándolos. El modelo personalista y no participativo es obsoleto e inaceptable en los tiempos que corren”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario