Edición Impresa

Un viaje de sabores de México a la Patagonia

Ubicado en una casona de Villa Crespo, I Latina es producto de la fusión de las improntas de diversas culturas que dan como resultado un espacio indudablemente latino.

De acuerdo con el sitio Trip Advisor, I Latina es el restaurante argentino que ha estado al tope de las preferencias de los comensales en los últimos dos años ranqueando nada menos que como # 1. La predilección de los visitantes en este caso sin embargo, no tiene su correlato con la crítica especializada, ya que no ostenta ninguna posición de privilegio en los rankings gastronómicos conocidos.

Trataremos en las líneas de esta review de dilucidar en dónde podría radicar ese gap entre ambas ponderaciones colectivas.

I Latina es un restaurante de cocina latinoamericana esencialmente. Su claim es “un viaje de sabores de México a la Patagonia”. Y vaya que lo logran. Ofrece una impar experiencia de sabores en donde las cocciones prolongadas en compañía de poderosas salsas fuertemente sazonadas son protagonistas.

Ubicado en una adorable casona de Villa Crespo, I Latina es un reducto difícil de encasillar desde lo estético estrictamente. Es un local producto de la fusión de las improntas de diversas culturas que dan como resultado un espacio indudablemente latino.

Así lo concibió el talentoso colombiano Santiago Macías Acuña, su chef y dueño hace 7 años cuando, proveniente de Bariloche, decidió abrir su propio restaurante.

La propuesta, que consta de un menú de siete pasos, se pone en marcha con un mate terere con fermento de yuca y cítricos para abrir el apetito. A continuación, el amuse bouche que consiste de tres bocados: buñuelo de berenjenas y pato curado; empanada de maíz, papa y crema de maní y una extraordinaria arepa con queso de chancho.

El primer paso originario de México es un correcto aguachile con piña al rescoldo, remolacha a la sal, nabo fermentado en salsa de chiles y granada.

Desde el pacifico colombiano y ecuatoriano llega el segundo, que consta de un lenguado encocado con calamar y langostino.

Siguen las mollejas en ají panka y naranja asada sobre cebolla cremosa, rociada con ceniza de chala.

El cuarto trae una codorniz al achiote en mole de chocolate con frijoles y tortilla de maíz. La presentación de este plato y las diferentes texturas que lo acompañan son magníficas, sin embargo, la cocción utilizada en este caso logra que la carne pierda lamentablemente sus mejores cualidades.

El otro principal es el mejor logrado de los pasos de cocina: cachete de res en café colombiano y caña de azúcar con emulsión de coliflor y remolacha. Aquí consiguen que la quijada se desmenuce graciosamente para poder deleitar un verdadero manjar.

Se culmina con dos postres bien diferentes. Trufa de cacao y nibs de Tumaco con sal marina y aceite de oliva. Emocionante. Le sigue un muy buen chamoy con sorbet de mango, tequila y merengue de lima.

La pastelería está a cargo de Vanesa Zorzoli, quien además es la esposa del head chef, Santiago Macías Acuña. También es autora de los cuatro diferentes panes para acompañar la cena: choclo, chipa, pan de banana y un excelente pequeño pan de Colombia llamado calentano.

“La carta sólo se modifica mínimamente de acuerdo con los mejores productos orgánicos y biodinámicos que encontramos disponibles según la época del año”, consigna Zorzoli

“Entendemos que I Latina es un restaurante al cual quizás se concurra una sola vez en la vida. Por ello, tratamos de que nuestros clientes se lleven una experiencia única”, remarca.

El menú puede ser maridado gracias a la curaduría que ofrece la excelente sommelier Stefanie Paiva. Caso contrario, se puede elegir algún vino de la original propuesta por regiones de Argentina además de unos cuantos ejemplares chilenos y uruguayos. Todos los vinos seleccionados cuentan con una inusual descripción que incluye al enólogo y la añada. El único punto a revisar es sin lugar a dudas la ausencia de productos con precios moderados. Evidentemente la masiva concurrencia de extranjeros genera que haya sólo un par de opciones por debajo de los 1.000 pesos.

Sabrá el lector descubrir después de esta breve pincelada y, fundamentalmente, de concurrir a I Latina de qué lado de esta mini “grieta culinaria” se ubica.

EGO.jpg

Puntaje: 8,5 puntos

Fecha de visita: 17/4/19

Head chef: Santiago Macías Acuña

Precios menú degustación: $ 2.800

Precios maridaje: $1.000

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario