Edición Impresa

Un viejo caso de violencia doméstica terminó con la renuncia del jefe del Pentágono

Nueva York - Donald Trump perdió una pieza clave, el jefe del Pentágono Pat Shanahan, debido a espinosas cuestiones personales.

El secretario de Defensa interino tuvo que dar ayer un inesperado paso al costado por motivos vinculados a episodios de violencia familiar que datan de hace diez años.

Aún no confirmado en el Senado, el funcionario fue nombrado jefe del Pentágono hace más de un mes por el presidente estadounidense en lugar de James Mattis, que había ocupado ese rol desde 2017.

Los procedimientos para su confirmación en el Congreso se pospusieron varias veces, según versiones de prensa, por investigaciones iniciadas por el FBI sobre su pasado y su tormentoso divorcio, con acusaciones mutuas de violencia de género entre él y su esposa. Pero, en parte, también por la disposición de Shanahan de mantener una reserva absoluta en sus asuntos personales, que incluyen el arresto de su esposa después de que lo golpeó con un puñetazo en la cara y el arresto de su hijo por golpear a la madre con un bate de béisbol.

Agencias ANSA y AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario