Economía

Una conversación sobre el Brexit hace temblar la libra y la bolsa de Londres

El desencadenante fue un diálogo entre Boris Johnson y Angela Merkel, en el que la canciller alemana habría dejado claro que la posibilidad de alcanzar un consenso es, ahora, "esencialmente imposible".

La libra esterlina cotiza en baja por la posibilidad concreta de que el Reino Unido termine saliendo de la Unión Europea (UE) sin un acuerdo.

La divisa británica perdía esta mañana un 0,79 % de su valor frente al euro hasta cotizar a 1,1117 euros, como también retrocedía 0,62% frente al dólar estadounidense al cambiarse a US$ 1,2215.

En tanto, la Bolsa de Comercio de Londres, la más importante de Europa, descendía 0,25% y su principal índice, el FTSE 100, se ubicaba en los 7.179,60 puntos.

Todo esto se da en un contexto de creciente inquietud en el Reino Unido, a raíz de una conversación telefónica que mantuvieron esta misma mañana el primer ministro Boris Johnson y la canciller alemana Angela Merkel.

En esa charla, una fuente del Gobierno británico reveló que Merkel había dejado claro a Johnson que, en base a sus nuevas propuestas de Brexit remitidas a Bruselas la pasada semana, la posibilidad de alcanzar un consenso es, ahora, "esencialmente imposible".

Además de la caída de la libra, un análisis elaborado por el Instituto de Estudios Fiscales (IFS, en inglés) advirtió que una separación brusca entre Londres y Bruselas, y aún una "relativamente benigna", podría empujar la deuda del Reino Unido a los niveles más altos desde la década de los sesenta.

Merkel y Johnson debatieron sobre la nueva propuesta entregada por Londres a la UE la pasada semana, basada en limitar ciertos aspectos de la salvaguarda, diseñada para evitar una frontera en Irlanda del Norte tras el Brexit.

Según ese protocolo, Irlanda del Norte permanecería en el mercado único y la unión aduanera comunitarias, hasta que Londres y Bruselas lleguen a un acuerdo sobre su futura relación comercial.

Pero en el nuevo plan de Johnson se propone que Irlanda del Norte abandone el mercado único europeo, aunque su regulación sobre comercio y mercancías, incluidos los productos agrícolas y alimentarios, continuaría alineada con la UE y, por tanto, con la República de Irlanda.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario