Edición Impresa

Una "multilatina" argentina invierte $180 M en su planta

La empresa Barbieri es una de las pocas “multilatinas” argentinas. Invertirá este año $180 millones para la ampliación de su planta en el parque industrial de Almirante Brown. Con más de 30 años de operaciones, la firma es la principal jugadora en el mercado de acero galvanizado para la construcción en seco. Dice tener el 50% del market share en un escenario compartido con otra docena de firmas.

Según destacó su director de Marketing en diálogo con Ámbito Financiero, Silvano Cantón, la empresa espera facturar en la Argentina $1.900 millones este año. El grupo cuenta con plantas en Uruguay, Paraguay y Brasil. Se considera una firma “global y exportadora”, aunque el 70% de su comercio exterior lo canaliza a través de su planta en Brasil, donde el acero es un 15% más barato que aquí. Como grupo Barbieri reporta ventas anuales por u$s80 millones. La firma cuenta en el país con más de 44 mil metros cuadrados de superficie total, de las cuales 20.800 corresponden a sus naves industriales y 2.000 metros cuadrados a oficinas y área de servicios. El volumen de toneladas de acero procesadas en la región por Barbieri es de 60.000 toneladas de acero, explicó su directivo. Cantón destacó además que la actividad del grupo está directamente vinculada al consumo de placas de yeso, por habitante por año, que es lo que indica el estado del sistema de construcción en seco en el país. En la Argentina el indicador muestra un consumo de 0,9 metros cuadrados al año por persona, mientras que en Chile es 2,6 metros cuadrados y en Uruguay de 1,1 metro.

El sistema de construcción en seco en Argentina debe luchar contra costumbres culturales muy arraigadas, sostiene Canton. El argentino prefiere la construcción húmeda. “Quiere ver ladrillos”, explica el ejecutivo. Afortunadamente para el sector recientemente se modificó la legislación para que los bancos puedan aceptar casas construidas con este medio para hipotecas. Hasta hace poco no podían calificar. Para la empresa es importante que el sistema se expanda. Pueden ser viviendas sociales o casas para un country. Los costos, según Canton, no varían mucho, pero con la ventaja que la construcción en seco permite terminar la obra en un tercio del tiempo que en el sistema tradicional.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario