Edición Impresa

Una obsesión a medida del frío invierno nórdico

Recién terminó la primera, pero Netflix ya aseguró que Quicksand tendrá una segunda parte. A juzgar por como comienza la serie, que es también como concluye, cuesta imaginar de qué manera se las ingeniarán los guionistas para justificar este nuevo envío. Pero antes, vayamos a lo primario. Como toda serie nórdica, Quicksand ofrece un ambiente inigualable. Con la particularidad de que a su frío natural le pone un poco de vacaciones en el sol de Francia. Es ahí donde construyen gran parte de su relación los dos protagonistas: Maja, una alumna común y corriente y Sebastian, el hijo tóxico de un multimillonario.En seis capítulos, Quicksand se apoya en los vínculos para desenmarañar la tragedia desde donde nace: el asesinato de un grupo de estudiantes en el aula del colegio. A través de flashbacks el autor va dando a conocer la naturaleza de estos jóvenes que disfrutan del último año del secundario. Un período de excesos y descubrimiento que los lleva, por momentos, a caer en esas arenas movedizas a las que remite el título.Una serie para ver a la que le sobran un par de capítulos pero que termina de imponerse por la forma en la que desanuda su propia trampa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario