Mundo

Una sucesión de protestas golpea a Evo Morales a días de las elecciones

Desde médicos hasta indígenas convocaron marchas para rechazar la postulación del presidente, que busca su cuarto mandato consecutivo.

La Paz - A 12 días de las elecciones generales en Bolivia, el presidente Evo Morales, quien gobierna el país hace 13 años, soportaba ayer una escalada de conflictos regionales que enarbolan demandas sectoriales y rechazan su postulación a un cuarto mandato sucesivo.

Las protestas se concentraron ayer en el centro de La Paz, sede de los poderes Legislativo y Ejecutivo, donde centenares de médicos manifestaron por sus demandas sectoriales y en contra de una nueva candidatura de Morales, que consideran ilegal.

Los profesionales están de paro hace 50 días por temas sectoriales y desde entonces suspendieron la atención en hospitales públicos, excepto el servicio de emergencia.

En medio de ese escenario, una plataforma civil denominada Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) llamó a realizar mañana un cabildo público en La Paz para oponerse a la intención de Morales de postularse en busca de un nuevo mandato hasta 2025.

El líder del Conade, Waldo Albarracín, afirmó que el cabildo “tratará temas de candidatos habilitados fácticamente por la Corte Electoral”, a pesar de que un referendo le había negado 2016 a Morales la posibilidad de volver a postularse. Un fallo del Tribunal Constitucional lo habilitó un año más tarde.

La región sureña de Tarija, rica en gas, llamó también a una protesta para el 10 de octubre, día en que Bolivia conmemora la recuperación de la democracia en 1982 tras dos décadas de dictaduras militares.

Esa región, que en las encuestas de medios se mostró contraria a Morales, realizará también una marcha el 16 donde preve rechazar la postulación de Morales. Un cabildo en Santa Cruz (este) decidió el viernes dar un “voto castigo” a Morales en los comicios.

“Lo importante es que ninguna conclusión, deliberación derivada de los cabildos afecte la unidad del pueblo boliviano. Que no exista provocación, violencia”, dijo el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

De igual forma, un grupo civil de Potosí (suroeste) intenta paralizar esa región en demanda de más regalías y la anulación de contratos de explotación de litio con firmas de Alemania y China.

Mientras, una marcha de indígenas para exigir al gobierno boliviano que declare zona de desastre a una región presa de gigantescos incendios forestales, ya casi totalmente extinguida, continúa caminando hacia Santa Cruz. Bolivia irá a las urnas el 20 de este mes para elegir presidente y vicepresidente y renovar el Congreso bicameral.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario