El Frente Amplio rechazará la reforma jubilatoria, pero votará a favor algunos artículos

Mundo

El presidente del partido, Fernando Pereira, opinó que ciertos puntos del proyecto "pueden favorecer la situación de algunos grupos particulares".

El Frente Amplio (FA) confirmó este sábado en su Plenario Nacional la decisión de rechazar en general la reforma de la seguridad social que impulsa el gobierno de Luis Lacalle Pou, que se encuentra en proceso parlamentario. Sin embargo, el presidente del partido, Fernando Pereira, adelantó que acompañarán algunos artículos puntuales.

“Está claro que el Frente Amplio rechaza enfáticamente la reforma”, aseguró el titular del espacio, quien calificó el proyecto del Poder Ejecutivo como una propuesta “básicamente injusta”. En ese sentido, señaló que su financiamiento “recae sobre los trabajadores, en más cantidad de años y menos monto a la edad de jubilarse”

Por eso, ratificó la decisión del FA de votar “en general, negativamente”. Sin embargo, Pereira anticipó que la fuerza opositora podría llegar a acompañar algunos de los artículos del proyecto.

Son pocos, pero son artículos que pueden favorecer la situación de algunos grupos particulares y que el Frente Amplio no va a tener la necedad de no votarlos”, fundamentó Pereira.

Dentro de los sectores que componen los 170 integrantes del Plenario, la iniciativa de apostar por la modificación del contenido de la reforma –aunque rechazando en general– es impulsada principalmente por el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Partido Comunista, las dos principales corrientes dentro del espacio que gobernó hasta 2020. Aunque también se manifestó en esa misma línea la Convocatoria Seregnista Progresistas.

El también titular del Pit-Cnt anunció por otra parte que la oposición creará una comisión para monitorear el avance de la reforma en cada una de las cámaras. Así, el FA podrá “ir tomando” aquellas propuestas que “se acerquen a mejorar la calidad de vida a la gente”.

Además, la decisión de acompañar puntos específicos del proyecto tiene una motivación estratégica. La postura permite a los senadores y representantes frenteamplistas participar de las negociaciones. Rechazar la totalidad de la reforma podría implicar que los tiempos para su aprobación se aceleren, dado que el oficialismo no tendría razones para discutir nada con una oposición sin intenciones de dialogar.

Dejá tu comentario