Ambito Nacional

Vaca Muerta: provincias apuran proyectos para atraer inversión

YPF avanza con una iniciativa en Malargüe, del lado mendocino del megayacimiento no convencional. La gestión del radical Cornejo apunta a brindar servicios desde un parque industrial. Gobierno neuquino de Gutiérrez (MPN) acelera en el Congreso un fondo de infraestructura para suplir el déficit en la zona. Y busca agilizar la zona franca de Zapala para firmas del sector.

El yacimiento no convencional de Vaca Muerta quedó asociado a Neuquén, provincia donde se concentra la mayor cantidad de proyectos hidrocarburíferos. Sin embargo, la formación también se extiende al sur de Mendoza, con cabecera en Malargüe.

El distrito gobernado por el radical Alfredo Cornejo salió también a la caza de inversiones. YPF avanza en el área y ahora desde el Estado se busca crear un parque industrial que compense la falta de infraestructura de la zona para atraer inversores. La respuesta neuquina desde la gestión de Omar Gutiérrez (MPN): crear un fondo para acelerar la infraestructura que hoy se ve desbordada y apurar la zona franca de Zapala para abastecer a la industria petrolera.

Mendoza

En los últimos días, el Gobierno de la provincia cuyana anunció que la petrolera de bandera YPF será la segunda empresa en invertir en tareas de exploración del lado mendocino de Vaca Muerta. “El territorio que explotará YPF es diferente al que está explorando El Trébol. Es una zona geológica a pocos kilómetros del Río Colorado”, explicó el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú. Este anuncio se suma al de los u$s160 millones que invertirá YPF en Llancanelo, con el objetivo de extraer crudo pesado o “no convencional”.

El año pasado, Mendoza había adjudicado seis áreas. Con una promesa de inversión de casi $2.000 millones en los primeros años, se asignó la explotación de dos áreas y la exploración de otras cuatro en San Rafael, Tupungato y Malargüe. En esta última localidad, donde ya operaba El Trébol, YPF resultó adjudicataria del área CN VII A con una promesa de inversión de u$s9.287.800 en la primera etapa

Sin embargo, para impulsar la llegada de capitales y competir con sus vecinos neuquinos, la gestión de Cornejo aspira a poner en funcionamiento el parque industrial Pata Mora, que proveerá de insumos, energía eléctrica, rutas y servicios, en un predio que abarcará 3.500 hectáreas.

Esas tierras fueron expropiadas recientemente y mediante una ley provincial declaradas de “utilidad pública”. Se espera que las obras empiecen antes de fin de año, bajo la órbitra del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, a cargo de Martín Kerchner.

“Estudios geológicos recientes estiman recursos por 8.000 millones de m3 de petróleo, de los cuales podrían recuperarse 238 millones, equivalentes a más de 50 años de la producción anual de la provincia”, dijo el Gobierno mendocino en un comunicado.

El puntapié también fue en 2018, con el decreto de Cornejo que regula y controla la fractura hidráulica en la provincia.

Neuquén

“El desarrollo de Vaca Muerta también trae a Neuquén serios problemas de viviendas, salud, educación e infraestructura vial”.

La frase corresponde al senador nacional por el MPN Guillermo Pereyra (precandidato a renovar su banca este año). Pereyra, además, es el titular del sindicato de petroleros de la provincia. Hace pocos días durante su participación de Experiencia Idea-Vaca Muerta, expresó que desde el Estado se necesita crear “un fondo de infraestructura para Neuquén”.

El dirigente del MPN que recibió la bendición de Gutiérrez esta semana para encabezar la lista en las legislativas, adelantó que presentará en el Senado el proyecto que está elaborando junto al Gobierno provincial. “Si no buscamos una solución, las localidades neuquinas no van a poder resistir el crecimiento demográfico y de servicios que implica el desarrollo masivo de Vaca Muerta”.

“Nunca he visto tantos tráilers. Cuando esto se termine levantan todo y no queda nada. Por eso hay que construir viviendas, escuelas y hospitales”, agregó.

Otra iniciativa de la administración del MPN se enfoca en la zona franca de Zapala, que se ubica a menos de 180 km. de la capital provincial, a escasos 160 km. de Añelo (cabecera de Vaca Muerta) y próxima al Paso Internacional Pino Hachado.

Se espera que este emprendimiento genere unos 2.000 nuevos puestos de trabajo, entre directos e indirectos, cuando esté en pleno funcionamiento.

El contrato de concesión por 30 años para comenzar a desarrollar la iniciativa fue firmado hace tres semanas por el gobernador con representantes de la unión transitoria de cinco empresas neuquinas que la administrarán. El polo cuenta con una superficie total de 250 hectáreas en las cuales concentrará actividades industriales, logísticas y de servicios.

La zona franca prevé almacenar grandes cantidades de stocks para permitir a las compañías contar con un beneficio financiero. Asimismo, la disponibilidad de insumos y la corta distancia con las áreas de producción hidrocarburífera hará que se eviten las paradas no programadas.

Las gestiones de Neuquén para no verse desbordada por el desarrollo de Vaca Muerta también fueron motivo de pedidos a Nación para que complete las obras de las ruta N° 51 y N° 67. La provincia, en tanto, mantiene obras de repavimentación de un tramo de la Ruta Provincial N° 7. Las colas de camiones alrededor de Añelo se convirtieron en una postal. Otro proyecto de gran envergadura que está en stand by es el tren para unir Añelo con el puerto de Bahía Blanca.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario