Edición Impresa

Vacaciones: cómo balancear oficina y relax

• RR.HH.
El 75% de los argentinos admite que durante las vacaciones sigue de alguna manera conectado a la empresa. Especialistas recomiendan que los ejecutivos se apoyen en sus equipos de trabajo y aprendan a delegar para poder disfrutar de sus vacaciones sin perder el control de la oficina.

 Existe consenso entre los especialistas: no saber delegar responsabilidades y no confiar en los equipos de trabajo para que los procesos sigan su curso normal durante el período en que los líderes toman vacaciones está mal visto en las empresas. Puede resultar paradójico, pero es una cuestión fundamental para que los encargados de dirigir la operación de la compañía puedan hacerlo a la distancia al tiempo que gozan de su tiempo de descanso.

Desconectarse para los líderes es una tarea difícil, en especial en los tiempos de la hiperconectividad que atraviesa la humanidad. Las herramientas de comunicación les permiten estar al tanto de las vicisitudes de la compañía, monitorear el trabajo, tomar decisiones, y resolver problemas. De hecho, el 75% de los argentinos admitió que sigue conectado con la oficina, aun en vacaciones, según una encuesta del portal Trabajando.com. Pero aunque esto les brinda la posibilidad de una presencia virtual en el día a día, es clave que preparen mecanismos de respaldo a través de sus colaboradores de mayor confianza para que su ausencia física no entorpezca el normal desarrollo del día a día, mientras que también puedan disfrutar sus vacaciones.

Consultada por Ámbito Biz, Cecilia Giordano, directora general de Mercer, opina que "por la salud de la empresa, los recursos y los ejecutivos, los períodos de vacaciones son momentos para que los líderes descansen y logren desconectarse". Y dice que "en estos períodos deben poner en funcionamiento los mecanismos de reemplazos con las manos derechas". "Para que éstos logren funcionar armoniosamente, las organizaciones deben ser lugares donde se privilegie el trabajo en equipo, el empowerment y la confianza entre los colegas".

"Cada manager sabe cuál es el pico de trabajo en el año. Consideramos que los directivos tienen una madurez suficiente para saber en qué momento se puede tomar vacaciones. Entendiendo que puede haber situaciones especiales, debe quedar siempre un responsable, y es trabajo del manager ir avanzando con su equipo para que ellos vayan ganando responsabilidad y sobre todo visibilidad frente a algunos temas, por eso es recomendable hacerlo durante todo el año", agrega Alexandra Manera, directora de Recursos Humanos de Adecco Argentina.

Por supuesto que a mayor responsabilidad el gerente de un área requerirá mayor comunicación con lo que pasa durante su ausencia. Pero las herramientas tecnológicas que existen en la actualidad le posibilitan tener la injerencia necesaria incluso durante sus vacaciones. "En el caso de los líderes, muchas veces la desconexión no puede ser total. Se debería trabajar para que sus intervenciones no sean tan recurrentes y sólo sea interrumpido en ocasiones que lo ameriten. Esto puede ser tomado como un voto de confianza a los colaboradores que quedan a cargo de las tareas y responsabilidades de su líder, en el tiempo en el que éste descansa", sostiene Manuel Rossi, CEO del grupo Hidalgo & Asociados.

Para Mariano Castro, fundador y director de solorrhh.com, se debe trabajar previamente en la planificación porque "hay cuestiones que no se pueden delegar". "Ahí la tecnología te permite estar más conectado; donde vayas wi fi tenés, eso te permite estar monitoreando. En el caso de que no se pueda desconectar por algún tema en particular, hoy la tecnología ayuda bastante y se utilizan muchas herramientas como hacer una call conference, un video, o para estar al tanto de lo que está pasando", sostiene. Sin negar la realidad, las fuentes consultadas reconocen la dificultad de los ejecutivos para desconectarse completamente de sus tareas. Por eso plantean distintas estrategias, como pueden ser el chequeo de mails en momentos específicos del día, o programar un llamado o conferencia a una hora determinada. También las compañías suelen establecer ciertos protocolos para que un responsable de otra área de igual o mayor jerarquía, o incluso la conformación de un concejo consultivo, tomen las decisiones urgentes a cargo de la persona que no está. "Las organizaciones que muestran mejores niveles de trabajo en equipo son las que en los períodos vacaciones no generan impactos en el negocio, talento, clientes y proveedores", asegura Giordano.

APRENDER A DELEGAR

Manera expresa que "el directivo que asume todo, y que es tan operativo y ejecutivo como su equipo, complica el trabajo", por lo que "lo importante es que esas tareas que son esenciales, inherentes a la posición, que sí o sí se van a hacer durante todo el año, se esté de vacaciones, enfermo, o cualquier otro tipo de ausencia, son las que hay que compartir y desarrollar al equipo para que año tras año se puedan asumir esos roles sin tantos nervios, tanto del que asume como del que delega".

"Dentro de las relaciones de desempeño los ejecutivos están viendo el tema de delegar en sus equipos de trabajo. Antiguamente había un modelo de gestión, de liderazgo, que el ejecutivo era el que manejaba la información, el que tenía el poder, y eso no se podía delegar. Hoy está cambiando, está demostrado que en realidad los equipos aportan miradas distintas", señala Castro. Y profundiza: "Tenés generaciones, como los baby boomers, que si el trabajo no se hace como ellos quieren, está mal hecho. Eso está cambiando, pero aún le falta camino". Esto, sin embargo, está sufriendo una depuración natural. El recambio generacional ubica ya a los Millennials como la principal fuerza del mercado laboral en el mundo, muchos de ellos ocupando espacios de jerarquía en las empresas y llevando a la dirección su impronta de mejorar el balance entre su vida laboral y la personal. Según el consultor, hoy las compañías están pidiendo una mayor delegación de tareas a sus líderes. "Está mal visto de que todo tenga que pasar por una persona en particular para que se terminen de aprobar proyectos o determinados procesos", sostiene.

"Es importante fomentar el desarrollo continuo de los equipos. Hablaría muy mal de los directores que las cosas no se hagan porque ellos no están. No delegar las responsabilidades y la toma de decisiones en las vacaciones es un problema: los departamentos tienen que seguir operando aunque no estén todos. Los buenos gerenciamientos son los que incentivan a los equipos, los motiva y los concentra para ganar visibilidad y hacerse cargo de los proyectos. Ahí uno ve quién se destaca, quién lo lleva mejor. El buen líder es el que reconoce su cuadro de reemplazo. Es importante empoderar a esa gente para que el trabajo siga su curso", argumenta Manera.

Pablo Liotti, gerente de Marketing y Comunicación de Adecco, también recomienda "definir con anticipación un plan de funciones y relevos".

"Toda estructura debe ser capaz de sostenerse si le falta una de sus partes. A fin de no alterar la productividad laboral, deberá planificarse con antelación qué funciones cumplirá cada uno de los miembros de un equipo en reemplazo de aquel que pudiese encontrarse ausente", sostiene.

UNA CUESTIÓN DE SALUD

Como el resto de los empleados, los jefes y gerentes también necesitan optimizar su tiempo de descanso, y para eso lo mejor es estar el menor tiempo posible pendiente de las cuestiones de la empresa. "A nivel mental uno sí o sí necesita desconectarse. Muchos ejecutivos tienen en el celular el mail del trabajo, por lo que más allá de que estén de vacaciones están haciendo un seguimiento diario de lo que está pasando más allá de que no intervengan", remarca Castro.

Asimismo, Manera señala que "cuando uno va ganando más responsabilidades cuesta más desconectarse completamente, porque sabe que si pasa algo seguramente lo van a llamar, sabe que en determinado momento lo pueden llegar a necesitar. Sobre todo en cuestiones coyunturales, que suceden cosas que hay que resolver". En este punto es donde entra especialmente en juego el trabajo con los equipos y el de otros directores para que puedan asumir el peso final de una decisión.

En definitiva, seguir manejando la empresa a la distancia mientras se disfruta de las vacaciones es en la actualidad posible gracias a las herramientas tecnológicas disponibles. Aunque lo recomendable es apoyarse en los equipos de trabajo, confiar en que las cosas podrán hacerse, siempre y cuando se deje todo correctamente organizado, y desconectarse. Así, los ejecutivos podrán recargar energías para hacer frente a lo intenso del resto del año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario