Política

¿Vamos camino al pensamiento único en Buenos Aires?

Los porteños estamos en proceso electoral para que los distintos partidos políticos y alianzas electorales determinen quienes serán sus candidatos que levanten y defiendan las propuestas y principios doctrinarios de sus espacios.

Este proceso de selección al día de hoy se convierte en una farsa y en un gastadero de dinero inmenso que debiera ser utilizado para otros fines más productivos y necesarios para los vecinos, ya que todos los participantes no compiten contra nadie, son los únicos posibles candidatos de cada espacio.

Pero si bien esto es cierto, la ley de Primarias Abiertas, Obligatorias y Simultáneas (PASO) establece ciertos requisitos para poder superarlas que se convierten en una trampa para la voluntad del electorado que poco interés tiene en participar por carecer de incentivo. La obligatoriedad de alcanzar un piso electoral dejará indefectiblemente fuera de carrera en la fecha de las elecciones generales a varias propuestas ideológicas y partidarias que no pudieron alcanzar ese piso de votos.

Ese poco interés está dado, como se dijo antes de ahora, porque nada se vota, no hay facultad del ciudadano de elegir candidatos porque ya están elegidos. En consecuencia se convierte en una encuesta muy cara para determinar los cargos de gestión (Presidente y Jefe de Gobierno) y atrás de ello hoy en día en la Ciudad, la trampa de la construcción del pensamiento único, que sin que nadie se dé cuenta pasará a determinar la vida de todos los vecinos.

Efectivamente detrás de las fórmulas ejecutivas se encuentran las listas de Senadores Nacionales, Diputados Nacionales, Diputados de la Ciudad y Comuneros y acá está la gran trampa. Estas listas que actuarán como listas sábanas (serán traccionadas por el candidato a presidente y jefe de gobierno), son mayoritariamente referentes del colectivo denominado “verde” en alusión a la confrontación sobre la votación de la ley de aborto que se diera el año 2018. Esa situación determinará que por el efecto “desgano” y “arrastre sábana” ingresen a la contienda electoral del mes de octubre de 2019 opciones electorales cuyas propuestas sean representativas de un pensamiento único, más allá de ser oficialismo y oposición, en cuanto a ciertos temas de valores humanistas y defensa de las dos vidas se trata.

Los vecinos de la Ciudad Autónoma dejaremos de ser autónomos en el pensamiento y responderemos a través de representantes que no nos representarán, por lo menos en más del 50% del electorado.

Esta característica que no se le está dando difusión ni importancia por el compromiso que la mayor parte de los medios de comunicación tienen con el colectivo verde (color que no solo recuerda la grieta sino el dinero que sustenta esta propuesta), generará en nuestra Ciudad la construcción de un pensamiento único que rechazará la postura de defensa de las dos vidas, la promoción de la familia, el rechazo de la ideología de género en la educación sexual de nuestros hijos, entre otros temas de importancia que la legislatura nacional y local tendrán que tratar.

Solo fue oficializada una boleta que es 100% celeste, denominada “CIUDAD CELESTE POR LA VIDA Y LA FAMILIA” de la Democracia Cristiana, número 5A, el resto ya fue explicado, razón por la que, si los electores, no se motivan para participar y lograr que ésta lista supere las PASO, en octubre a nivel legislativo, cualquier oferta electoral será lo mismo.

Estamos dispuestos los vecinos de esta Ciudad que tan progresistas e independientes nos gusta definirnos ser cómplices de la construcción de un pensamiento único, atentando contra la base del propio sistema democrático que requiere respeto a la diversidad de pensamiento?

Pregunta abierta cuya respuesta solo la tienen Uds.

(*) Primer Candidato a diputado de la Ciudad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario