Edición Impresa

Venezuela, en alerta por el ingreso de la ayuda humaniaria, ya cierra fronteras

El opositor Juan Guaidó espera poder ingresar el sábado toneladas de bienes de primera necesidad donados por las potencias.

Caracas - El gobierno de Nicolás Maduro ordenó ayer el cierre indefinido de la frontera marítima con islas de Curazao, Aruba y Donaire, a cuatro días del operativo que activará la Asamblea Nacional(AN), de mayoría opositora, para que ingrese este sábado la ayuda humanitaria internacional al país.

El general Miguel Morales Miranda, segundo comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi), dio la información al explicar que la acción se basa en el operativo Centinela, activado por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) hace cuatro meses para el resguardo de la soberanía ante posibles incursiones no autorizadas.

“La FANB se desplegó en toda la costa falconiana a nivel de puertos y muelles, así como en los aeropuertos con el monitoreo permanente y en alerta”, dijo el militar. Además, aclaró que la orden del cierre de fronteras con las islas del Caribe está emanada de la vicepresidencia de la República y que las actividades de pesca y cabotaje del Centro Refinador Paraguaná se mantienen.

Asimismo, sostuvo que la duración de la medida es por tiempo indefinido hasta que se reciban nuevas órdenes. “No hay motivo de alarmas, solo resguardamos las fronteras del territorio venezolano”, afirmó.

Curazao fue anunciado por Juan Guaidó, jefe del Parlamento y reconocido por más de 50 países como presidente encargado de Venezuela, como uno de los centros de acopio, que junto con el de Cúcuta, Roraima y Brasil fueron habilitados para recibir la cooperación internacional.

Ayer el Parlamento, de mayoría opositora, autorizó el ingreso del apoyo, y ordenó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana(FANB) permitir la entrada pese a que Maduro ha advertido que no lo permitirá porque a su juicio es “una excusa” para una “intervención militar” por parte de Estados Unidos.

Los venezolanos padecen falta de alimentos y medicamentos, además de una voraz hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año. Huyendo de la crisis, unos 2,3 millones (7% de la población) emigraron desde 2015, según la ONU.

Pero Maduro, que culpa de la crisis a sanciones financieras de Washington, tilda la ayuda enviada por Estados Unidos como un “show” y “migajas” de “comida podrida” que servirá de pretexto para invadir militarmente a Venezuela.

Previo a la sesión parlamentaria, Guaidó se reunió con los embajadores de Francia, Reino Unido, Italia, España y Alemania, y organizaciones no gubernamentales. En las afueras del Congreso, los diplomáticos anunciaron ayuda de sus países por más de 18 millones; además del envío de 70 toneladas de medicamentos y alimentos de Francia.

“Francia estará a la altura de este desafío y de esta fraternidad con el pueblo de Venezuela”, dijo el embajador Romain Nadal, quien prometió más ayuda.

Guaidó fijó para el ingreso de la ayuda el día en que cumple un mes de haberse autoproclamado como presidente encargado, luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador”.

Un día antes se celebrará en Cúcuta un concierto con artistas internacionales, al que asistirán los presidentes Iván Duque (Colombia) y Sebastián Piñera (Chile), para recaudar 100 millones de dólares en 60 días, que se sumarán a más de 110 millones reunidos en semanas anteriores.

El músico británico Roger Waters, uno de los fundadores del mítico grupo de rock Pink Floyd, criticó ese recital que organiza su compatriota, el multimillonario Richard Branson, tachando la ayuda de “truco”.

Para contrarrestar ese evento masivo, el gobierno anunció otros dos el 22 y 23 de febrero en el puente Simón Bolívar, que comunica con Cúcuta a la población venezolana de San Antonio, para denunciar “la agresión brutal” contra Venezuela.

Maduro, que también enviará a Cúcuta alimentos y atención médica gratuita, anunció que este miércoles llegan 300 toneladas de medicamentos compradas a los rusos, tras las 933 toneladas que ingresaron la semana pasada, vendidas por China, Rusia y Cuba.

En ese contexto, el portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Tarik Jasarevic, afirmó que es alarmante el aumento de muertes por difteria en Venezuela

Entre 2016 y 2018 los casos mortales de difteria se elevaron de 17 a 150, informó la OMS. En el mismo periodo, otras 76 personas fallecieron por sarampión, enfermedad de la que se registraron 6.395 casos desde el inicio de la epidemia en julio de 2017, subrayó Jasarevic. También “los casos de malaria aumentaron significativamente en los últimos tres años, pasando de 136.402 en 2015 a 240.613 en 2016 y a 406.289 en 2017”, precisó el vocero, lo que dejó expuesta la grave crisis de salud que atraviesa el país.

Agencias AFP, Reuters y ANSA, y

Ámbito Financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario