Edición Impresa

Viaje al interior de la mente de un asesino en serie

Alguna vez hubo un asesino capaz de convencer a todos de que él no podría haber matado a ninguna de las mujeres por las que lo acusaban con el simple pretexto de ser un joven apuesto, de clase media, con inclinaciones políticas fuertes y con una sonrisa que, con el pasar de las semanas, pasó de ser su principal defensa a encerrarlo en su propio laberinto. Ted Bundy fue uno de los asesinos en serie más sangrientos en toda la historia criminal de Estados Unidos, sin embargo en la actualidad todavía tiene un séquito de personas que defienden su inocencia basadas en las mismas cuestiones que hace casi 40 años atrás.

La docuserie de Netflix sobre su raid delictivo confirma no sólo la postura de una sociedad que condenaba por cara, color de piel o status, sino también la fragilidad de un hombre que se creyó capaz de engañar a todo un país. A través de unas conversaciones que fueron grabadas por un periodista, Bundy da algunos indicios a finales de los 80 sobre varios de los crímenes que lo tuvieron como protagonista entre mediados y fines de los 70.

Un relato a través de las personas que lo conocieron y de aquellos que lo atraparon que pasa de increíble a real en pocas escenas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario