Espectáculos

Viaje a los orígenes de la Argentina africana

En el Museo Pueyrredón, de San Isidro, puede visitarse esta nutrida exposición de pinturas y documentos del legado afro en el país.

[In]Visibles es una muestra organizada por la Subsecretaría de Cultura de San Isidro que se exhibe en el Museo Pueyrredón, al que no debe dejar de visitarse tanto por su historia como por lo que atesora y el hermoso entorno paisajístico, cuidados por su directora, Eleonora Jaureguiberry. Ella, Cecilia Lebrero y Patricio López Mendez como co-curadores, y el antropólogo Norberto Pablo Cirio, iniciaron hace dos años una investigación y hallaron documentos con nombres, edades, habilidades y precio que da cuenta de la existencia de esclavizados entre la familia Pueyrredón y en su quinta, hoy sede de este museo.

Las piezas exhibidas revelan la vigencia del legado afro en el país. Esto contradice la creencia sobre la llegada al país de esa población recién a fines del siglo XIX a causa de la fiebre amarilla, las muertes en el Ejército Libertador y la pobreza. En el texto introductorio, “Cosa de blancos”, Jaureguiberry señala que para comprender este proceso de invisibilización se recurrió a la antropología con el marco teórico de Cirio, un estudioso del tema. “Los descendientes de los esclavizados, sujetos a un largo proceso de mestizaje, no habían perdido su cultura ni identidad africanas pero fueron borrados de la memoria, de la historia”. Otro de los temas tratados en el texto, “La memoria oral sobre la esclavitud de los porteños descendientes de negros esclavizados. Un queloides cultural”, es el lenguaje.

Negro, moreno, esclavo, mulato, pardo, mestizo, zambo, muloque (esta palabra usada para referirse a los niños): cada nombre tenía su connotación con el fin de fijar un orden categorial que favoreciera su correcta administración y monitoreo. Hasta bien entrado el siglo XIX cualquier familia porteña que se preciara patricia tenía un número de esclavizados que se ocupaban de las tareas domésticas.

Cirio señala que “el aristocrático aire de blancura que imaginaba el patriciado porteño era suficiente impedimento para que se dedicara a cualquier menester que no fueran el ejército, el comercio de escritorio y el ocio, entre los varones, y el ocio y la religiosidad, entre las mujeres”.

Otro tópico es que la esclavitud en estas tierras no tuvo la envergadura de lugares como Brasil y Cuba, donde se esclavizó a los afros en plantaciones y minas. Con el tiempo, aquí llegaron a “integrar” la familia del amo y hasta se les dio su apellido, es decir, el país se mantuvo al margen de la maquinaria esclavista, la población negra menguó tras ser liberada y casi desapareció al finalizar el siglo XIX.

En la muestra se destaca la acuarela “Costa de Buenos Aires”, de Emeric Essex Vidal (1791/1861), “El Milico” acuarela de 1880 de Eduardo Sívori, la partitura del “Minuet dedicado al General Félix Alzaga” por Indalecio Sarlo (c.1830), única obra plástica originalmente escrita sobre acuarela, perteneciente al Museo Histórico Nacional, el óleo sobre tela de Prilidiano Pueyrredón “Patio porteño”. El retrato burgués “Ama de leche. Carte de visite”, colección del Museo Isaac Fernández Blanco así como el óleo /tela “Joven negro con niño blanco”, colección López Olaciregui.

Cartas de San Martín, registros catastrales, tasaciones, cartas con pedidos de libertad y compra de libertad, objetos como cascabeleras, un control sonoro impuestos a los esclavizados traficados por los ingleses, pipas blancas , de tradición europea, utilizadas por los criollos y los extranjeros mientras que los esclavos fumaban en pipas artesanales llamadas “cachimbo” se incluyen en esta excelente muestraque según Cirio, “ayuda a completar una historia oficial de más de cuatro siglos de silencios y olvidos”

( Clausura el 27 de octubre. (Rivera Indarte 48, Acassuso. Entrada gratuita. Martes y Jueves de 10 a 18, fines de semana de 14 a 18).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario