Ambito Nacional

Vidal anuncia hoy baja récord de la mortalidad infantil

Es consecuencia de una serie de medidas y de planes adoptados en el ámbito de la provincia de Buenos Aires para asistir a embarazadas y recién nacidos. Pasó de 9,9 a 8,9 puntos en últimos dos años.

La tasa de mortalidad infantil en la provincia de Buenos Aires se consolidó como una de las más bajas de la historia con una reducción acumulada de un punto en dos años. Así lo confirmó el Gobierno de María Eugenia Vidal a través de un extenso informe en el que se precisa que, con una caída de 0,6 puntos, el índice pasó de 9,9 en 2016 a 8,9 en 2018, mientras que en 2017 había mostrado una baja de 0,4 puntos. Los datos serán anunciados hoy oficialmente por la propia gobernadora y desde su entorno aseguraron que se trata, quizás, de “una de las noticias más importantes del año”.

“Es el resultado de un plan integral de trabajo centrado en mejorar el acceso al sistema de salud en todos sus niveles para brindar una atención que se adapte a las necesidades de cada bonaerense y en el acompañamiento social de los que más lo necesitan”, se explicó.

“Al mismo tiempo, se llevan adelante medidas concretas dirigidas a regionalizar las maternidades, ordenar la demanda a partir de los centros de salud de los barrios y al seguimiento personalizado de embarazadas y recién nacidos”, agrega el informe.

La evolución provincial se da en línea con los datos que días atrás dio a conocer la Secretaría de Salud de la Nación, que ubicaron a la tasa de mortalidad infantil dentro de los menores registros de la historia, con una reducción del 4% entre 2016 y 2017. Ese mismo trabajo precisaba, por caso, que doce provincias registraron en 2017 la tasa de mortalidad infantil más baja de la última década.

En gran medida, la reducción del 4% en la mortalidad infantil a nivel nacional se atribuye a la disminución de las defunciones por enfermedades respiratorias entre esos años.

“La mortalidad posneonatal está vinculada con los cuidados de la salud de menores de un año. Esto quiere decir que el sistema de salud está mejor preparado frente a esta epidemia, además de que los padres consultan antes y se reciben los tratamientos a tiempo”, explicó titular de la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia de la secretaría de Salud de la Nación, Diana Farinia.

En la provincia de Buenos Aires, en tanto, las autoridades explicaron que las razones que sustentan la disminución de las muertes tienen que ver con una serie de medidas adoptadas desde distintas áreas del Gobierno. Citaron, por caso: regionalización y accesibilidad de los servicios de maternidad, un plan integral de acompañamiento durante el embarazo y en el nacimiento, además de programas alimentarios que brindan asistencia a 400 mil niños y madres embarazadas de los sectores de mayor necesidad. “Por medio del Plan Más Vida se asisten a más de 600 mil bonaerenses que se encuentran en situación de vulnerabilidad social para reforzar su consumo de leche y alimentos. Asimismo, con el Programa de Fortalecimiento a Red de Espacios Comunitarios se mejoran las prestaciones alimentarias de 50 mil familias a través de 1.000 organizaciones sociales en toda la provincia”, añade el informe que hoy expondrá Vidal junto a parte de su gabinete en La Plata.

Otra de las razones que explican la baja de la mortalidad tiene que ver con la mejora general de la calidad de vida y de las condiciones sanitarias, como el agua potable y las cloacas. En este sentido, la provincia destacó que se realizó el primer recambio integral de cañerías en 60 años, que significa la renovación de más de 400 kilómetros. Estas obras estructurales que seguirán ampliándose permitieron, además, sumar 700 mil nuevas personas a la red de cloacas y 1 millón al servicio de agua potable.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario